Y fue en el año de 2003 que la Dama de Hierro regresaría al estudio para sacar un álbum llamada DANCE OF DEATH.

Muestra un sonido realmente maduro, aunque diferente a sus obras anteriores. Y hasta las letras son ligeramente diferentes a las del resto.

El disco abre con la canción WILDEST DREAMS la cual me recordó al rock de los años 80, después pasamos a una de mis favoritas de la banda, quizás inspiradas en las historias de las tribus estadounidenses, RAINMAKER, o el hacedor de lluvia y una canción que me parece  que tiene un compás muy parecido al de la música irlandesa, que le da nombre al disco.

Creo que hay seguidores que ven a este disco como una obra un tanto floja, pero a mi me parece bastante bueno, un sonido ligeramente diferente pero efectivo.

A lo mejor no será catalogado como una obra maestra, pero es un disco que merece ser escuchado.