En la mitología griega, Atlas es el hijo del titán Japeto y de la ninfa Clímene, y hermano de Prometeo. Atlas luchó con los titanes en la guerra contra las deidades olímpicas. Como castigo, fue condenado a cargar para siempre en sus espaldas la tierra y el firmamento y en sus hombros la gran columna que los separaba.

Era el padre de las Hespérides, las ninfas que guardaban el árbol de las manzanas de oro, y Hércules le solicitó ayuda para realizar uno de sus trabajos. Hércules se ofreció a asumir la carga de Atlas si este le conseguía las manzanas de oro. Este titan aceptó de buen grado, pensando librarse para siempre de su peso abrumador. Un avez Atlas volvió  con las manzanas, Hércules le pidió que lo descargara un momento del peso en la espalda para acomodarse una almohada en los hombros. Atlas volvió a sostener la carga y el hijo de Zeus escapó con las manzanas.

Anuncios