Esta película, basada en una novela, está dirigida por el genio SATOSHI KON, la obra que lo catapultó a la fama.

Y es  una historia de suspenso realmente atípica. Y es el sello personal del director, alejado del mercado comercial de la animación japonesa.

La historia se centra en una cantante de POP, una IDOL, del país del sol naciente cansada de su carrera y de los pocos éxitos que ha cosechado con su grupo.

Y decide cambiar de rumbo a pesar de que muchas personas le dicen lo contrario. Quiere ser una actriz de renombre.

Al principio obtiene un pequeño rol en una serie de televisión, supongo que tiene mucha audiencia, con apenas una línea.

Las cosas pintan mal para la joven, su antiguo grupo comienza a tener éxito en el mercado musical, y cuando por fin posee algo más de trabajo de la serie, la colocan en papeles como una joven violada que trabaja en un bar de lama muerte, realmente sorprendente. Pero un día descubre que hay alguien, un obsesionado con su persona que lleva una bitácora en la red con sus vivencias.

Las cosas se precipitan cuando la protagonista comienza a tener extraños sueños y visiones, y su nueva faceta como “diva de lo erótico” aflora cuando unos misteriosos asesinatos, de la gente que trabaja para la serie en donde parece la protagonista, se llevan a cabo.

¿Qué se puede decir de esta historia? Sencillamente soberbia. Absolutamente en todo, desde la música, los dibujos, el guión, los personajes y ese matiz de diferente que tiene la obra del señor KON.

Anuncios