Después de la Ilíada, este relato épico, el cual se le atribuye a Homero, es uno de los pilares de la literatura occidental, de suma importancia para conocer nuestra civilización.

Seré honesto, si no estas familiarizado con la mitología griega el libro se hará pesado, unido al hecho de que es una secuela de la ya mencionada Ilíada, en donde el protagonista de este relato aparece.

Luego de una amarga guerra en la lejana Troya, los griegos regresan a sus hogares, pero los dioses  del alto Olimpo le tenían preparadas horribles desventuras. Y así será el largo viaje para el audaz Odiseo, conocido como Ulises, hasta que llegue a su querida tierra en la isla de Ítaca. Odiseo es hijo, en este relato de otro héroe llamado Laertes, su nombre significa Zeus llovió en el camino, pero hay quienes dicen que este héroe es hijo de alguien más y su nombre posee el otro significado de el mas odiado.

Y Odiseo emprende el duro viaje de regreso a su hogar, y deje darse prisa ya que un grupo de hombres quieren casarse con su esposa, Penélope, deshacerse de su querido hijo Telémaco.  Para darle largas al asunto, la sufrida Penélope teje y desteje de noche, bajo la excusa de cuando lo concluya elijará a uno de esos hombres como marido. La hija del gran Zeus se lleva lejos al retoño del matrimonio regente de la isla de Ítaca hacia un lugar seguro y así volverlo hombre.

Mientras tanto Odiseo tenía aventuras en el ancho mar, padecía por las pérdidas de sus compañeros de viaje, estuvo un tiempo viajando solo, una buen parte del relato, y es encontrado por la ninfa Calipso moribundo en su isla. La ninfa le devuelve el don de la vida y si el héroe decide quedarse con ella será inmortal, pero el rey de la isla de Ítaca rechaza la propuesta, quiere regresar con su familia. Odiseo sobrevive al cíclope Polifemo, a la bruja Circe, a las inclemencias del señor del mar Poseidón hasta que finalmente es llevado a su hogar por los Aedos. Pero el precio que pagarían esas personas sería muy caro.

Y finalmente cuando llega a su querido hogar, la diosa Palas Atenea lo envejece y son contadas las personas que lo reconocen, su querido perro Argos lo reconoce, y Euriclea una de sus sirvientas, mientras lo bañaba, vio la herida en la  rodilla que le había hecho un jabalí en el Parnaso. Finalmente su hijo lo reconoce y deben ya darle un fin a las fechorías de los Pretendientes.

Odiseo es un héroe griego con el cual me siento identificado en muchos aspectos. Me gustaría gozar de su astucia, se le atribuye la creación del Caballo de Troya, de su coraje, ya que nunca se dio por vencido en las situaciones más adversas, y siempre quiso escribir su propio destino, no que alguien más lo hiciera.  A diferencia de otros héroes mitológicos, Odiseo es un simple humano, no goza de una increíble fuerza como Hércules o de una invulnerabilidad como la del poderoso Aquiles. Con su ingenio, fuerza y constancia logro sortear peligros y llegar finalmente a su hogar con los suyos.

Odiseo se opuso con voluntad férrea a los designios de los dioses, nada en el mundo iba a detenerlo hasta que llegara a su hogar. En partes se muestra fuerte, pero en otras vulnerable, queriendo que se terminen sus dolencias, añorando a su esposa, hijo y hogar, llorando amargamente por ellos.  Sencillamente, un verdadero héroe de los de antes.

Esta historia la comencé a leer en agosto de 2009, a pesar de las pausas y otros asuntos, finalmente la terminé de leer un miércoles 18 de noviembre de 2009, mientras esperaba que comenzaran mis clases en el turno nocturno.

Anuncios