En esta oportunidad voy a comentar, desde mi punto de vista, lo sobrevalorado de algunos animados japoneses, con esto no quiero ofender a los lectores.

Las series que mencionaré, o destruiré, en estas líneas, son las mas reconocidas y se han vertido miles de chorros de tinta, mares de palabras, sean para darle alabanzas o criticarlas, con o sin bases.

Sin mas preámbulos, pues oprimiré el botón de encendido del cuchillo eléctrico y comenzará el caos.

DRAGON BALL: No hay que negarlo, es un clásico esta serie. Pero después de verla el mismo número que fue emitida en TELEVEN y luego por Cartoon Network note algo, la serie cuando GOKU era niño era interesante, con algún enlace al cuento chino Viaje al Oeste, alguna escena picara, un tono de humor medio bobo y peleas por lotes. Cuando el mono creció pues se enfocaron mas en las peleas y con un toque de ciencia ficción barata, con parecidos a cierto hombre poderoso vestido de azul estadounidense. A mí después me cansó, si un engendro era muy poderoso, te lanzo mas poderosos y el calvito se muere en algún momento, y eso bastaba para motivar al mono para pelear, y todo la serie se reduce a eso. En guiones cualquier cosa es mejor.

SAINT SEIYA: Si mezclamos un horóscopo, una novela venezolana, un poco de DB, algo de mitología griega, tenemos como resultado este bodrio. Todos los protagonistas lloran como una magdalena, la encarnación de Atenea se sacrificaba o quedaba como damisela en desgracia para que un joven que busca a su hermana con complejo de Rocky Balboa con el poder de un burro volador, otro joven chino con tendencias suicidas y afición por quitarse la vista y pelear sin su armadura, otro joven ruso con el poder de un ganso y dos hermanos “bien extraños” es una serie que muchos, sin ser fanáticos del anime, devoran los DVD como locos. Caemos en lo mismo, se repite el esquema cientos de veces, dramas baratos, algún hueco en el argumento y tenemos una obra que al sol de hoy sigue de pie, con los mismos “atributos” ya mencionados.

Al menos TORIYAMA hace los diseños de DRAGON QUEST, un video juego muy popular en Japón, y si bien el mono le da de comer al menos trata de quitarse esa cruz. KURUMADA, repite el esquema de SAINT SEIYA en obras como BTX, RING NI KAKERO cayendo en que es un SEIYA alterno al protagonista, por que tienen la misma personalidad y el dibujo es ridículamente igual.

NARUTO: El fenómeno del momento. Guerreros que en la tradición japonesa son sigilosos y silenciosos, en esta serie son ruidosos y vestidos de forma llamativa.  La serie de anime con más FANFIC, detractores y con seguidores. Si bien la premisa no es original, el rebelde buscando aceptación y con grandes sueños, se convirtió en un ídolo con pies de barro. Al comienzo poseía algo de frescura, hasta que cayó en lo mismo que cayó la serie del mono que busca unas esferas mágicas, sobreexposición a niveles increíbles. Tristemente vendida como serie para todo publico para occidente, buscando enganchar a la gente con los animados japoneses, y lo consiguió.

EVANGELION: admito que creó un antes y un después, que demostró que hay espacio para contar historias mas adultas en el mundo de los animados japoneses. Muchos de los seguidores del anime la vieron y otros la están descubriendo hoy; pero esta serie “mítica” esta apoyada por una ingeniosa estrategia de mercadotecnia, si le niega algo a alguien este lo querrá con mas fuerza; se desinfló en poco tiempo, perdió ese toque de humor, las secuencias de acción estaban hechas a los golpes, se volvía cada vez mas confusa, intragable, aburrida y decepcionó, al menos a mí. Es la gallina de los huevos de oro de GAINAX así que seguirá dando de que hablar por un buen rato.

Y realmente no quería hablar de esta serie. Hasta que se me ocurrió escribir esto.

Es una de esas series que quieres que se hayan quedado en Japón,  del cual han corrido  mares y océanos de letras tanto a favor como en contra, agregar algo es repetitivo. Y lo admito, fui uno de los muchos que se enganchó con EVANGELION, pero al ser tan metafísica terminó por aburrirme.

La gente ve animados o series para entretenerse, y no por eso deben ser cosas simples; pero si la historia es compleja, vas revelando los misterios y profundizando ciertos temas, y haciéndolo bien puedes lograr que la gente se entretenga, contar una historia artística o compleja sin ceder tu punto de vista, buscando que todos ganen.

Anuncios