Personalmente, de los famosos, sean del país que sean, siempre me agrada saber cosas sobre si van a trabajar en cierta película o serial, si preparan un proyecto diferente a lo que normalmente hacen, si van a cambiar de sitio de trabajo (sea una disquera o canal de televisión) si se murió, o si esta grave en un hospital; digamos lo que se puede decir lo normal y aceptable.

No se si este siendo un hipócrita al decir que deben al público ya que gracias a nosotros son famosos, pero creo que hay líneas que no se deben cruzar. Y creo que hay programas y publicaciones impresas que se dedican a cruzarla solo con el fin de vender. Le sacan fotos comprometedoras, le investigan absolutamente todo; no es de extrañar que unas decidan hacerse ermitañas y aislarse de esas personas o en su defecto hablar poco de su vida personal y de esconder sus asuntos mas personales de los lentes de las cámaras o que se pongan agresivos con estas personas que los persiguen noche e idea a donde quieran que vayan.

Creo que es un tipo de programas y de publicaciones, que si bien son muy criticadas en los países tales como España, Estados Unidos y sin ir muy lejos México, en mi país este tipo de espectáculos sobre el chismoseo se están haciendo de un lugar en la audiencia, y solo pienso que eso es grave. Como dije hay una línea que no se debe cruzar, que ya se convierte en un acoso hacia esas personas, si bien ellos nos deben a nosotros, su público, su fama, no creo que sea muy correcto investigarles las vidas o crear chismes sobre ellos. Pero creo que lo peor del asunto, es que hay comunicadores sociales, o ni siquiera personas que se instruyen en esa profesión, que se dedican a esas labores tan cuestionables y lo peor del caso, contribuyen a la creación de programas basuras, que son vistos por un montón de personas, que paradójicamente son los primeros en  quejarse sobre la programación destinada a sus retoños tengan sexo y violencia, pero ven las telenovelas, se quejan del contenido de los videojuegos, pero no leen a que edad va destinado el producto en cuestión, dueños de un moralismo de panfleto que no entienden que la animación y los videojuegos se han diversificado y atrapan a diferentes públicos, pero sean los primeros que se quejen del contenido de la programación de la caja boba; pero igualmente los ve.  Creando algo interesante, los programas mas vistos son los que no tienen mucha calidad.

Anuncios