Antes que nada, para dar (o intentar) hacer una buena reseña de esta película, voy a hablar un poco sobre el personaje. Si bien alcanzó la fama por allá en los años sesenta y por el hecho de que el icónico artista marcial Bruce Lee hizo de secundario, originalmente el personaje comenzó allá en los lejanos años treinta como un serial radial,  de los mismos autores del hijo epónimo de Texas, el llanero solitario. Actualmente se está publicando varios comics que narran las aventuras de este personaje así como el de su fiel compañero y socio, Kato.

Y ¿De que trata esta película a medio camino de la acción y la comedia? Quizás a modo de reinterpretación del personaje y adaptarlo a los días actuales. Britt Reid es el hijo de un editor e jefe de un periódico que ha servido como bastión  para dar a conocer lo que realmente sucede en la ciudad de California, hasta que un día muere misteriosamente. Así mismo un criminal prácticamente se está apoderando de la ciudad, a modo de monopolio criminal. Y es de  forma no planificada, o quizás la mera coincidencia, luego de salvar una pareja de unos ladrones, Kato y Britt deciden convertirse en vigilantes, unos poco convencionales vigilantes, para así limpiar la ciudad, a pesar de la estela de destrucción que dejan a su paso. Pero se descubre que, para protegerse, el padre de Reid accedía a no publicar las noticias que mancillaban el renombre del fiscal de distrito, asociado con el criminal.

La dinámica entre Kato y Reid me gustó bastante, a veces tensa y en otras ocasiones cordial hasta fraternal, si bien el cerebro del asunto es el hábil asiático, es el estadounidense quien se lleva el crédito, pero a la final, Kato es reconocido como el fiel socio del vigilante. Los únicos detalles que le vi a la película fueron  la integración de Cameron Díaz al elenco (esta muy vieja para la gracia) y que hayan condensado toda la acción casi a la final de la película. De resto no me quejo, a pesar de que no conozco bien al personaje, quedó bastante bien la película, entretenida y de nuevo debo quejarme por la censura que le dieron en mi país, por mucho elemento cómico que tenga no considero que se haya dado el título de “apta para todo público” el claro resentimiento de Reid hacia su padre, así como su actitud al comienzo de la película no lo considero como algo que puede ser disfrutado por todos.

Anuncios