JINPACHI MORI y el genial TANIGUCHI JIRO para contar en siete episodios los diferentes trabajos, así como mostrar los múltiples talentos, de un misterioso hombre japonés quien vive en la ciudad de New York, en especial sus trabajos como asesino a sueldo.

Desde asuntos con la mafia, o asesinatos más particulares, todos son mezclados con aspectos de la vida cotidiana, así como se profundiza lo suficiente en otros temas, aun más interesantes, como el conocimiento de la pintura, la gastronomía, el valor de los objetos en el plano sentimental. Así mismo cada historia es independiente una de la otra, aunque hay unas que están conectadas, pero a mi parecer son las más movidas de todo el conjunto que conforma esta obra del arte secuencial japonés.

Ambos artistas complementan sus talentos, mientras uno hace un guion sencillo, pero realmente maravilloso, el otro crea dibujos realmente espectaculares, en cada momento, detallados, pero al mismo tiempo simples y funcionales a la hora de contar el relato.

Es una obra catalogada como SEINEN MANGA, por el alto contenido violento y algunos desnudos por ahí, capta muy bien la onda artística que le imprimieron los autores a la obra, ya que hay muchos detalles interesantes de la misma.

Anuncios