Para cuando lean esto, las cosas seguirán igual ya que es bonito plantear un cambio, pero es un una visión personal que se tiene del panorama y a la final del día eso es lo que es.

Para cuando lean esto seguirán las opiniones encontradas, los debates seguirán a la orden, se cerraron algunos blogs para darle paso a nuevos.

Para cuando lean esto las elecciones de gobernadores ya habrá pasado, el fenómeno de vampiros estará cerca de irse como llegó mientras hay tantas cosas que pensar y otras tantas por escribir mientras unos se preguntan sobre la salud del presidente de Venezuela y si todo el asunto del cáncer era un teatro. Pero ahí está Venezuela, en un camino mientras sus vecinos en otro, otro que le ha abierto un horizonte muy diferente al que tenemos en la tierra de Bolívar.

Y no me importa repetirme, para cuando lean esto el dos mil trece llegó como siempre, el venezolano considera el mes de enero muerto ya que el efecto secundario de las celebraciones navideñas aun están latentes, así como hay pan de jamón, hallacas y pernil en nuestras neveras mientras que la inflación, los problemas de infraestructura, los miles de graduados de universidades y tecnológicos siguen sin conseguir empleo o si consiguen algo es por un período de tiempo muy corto, pero lo que importa en estos días son las comunas y la patria.

Para cuando lean esto, este texto será parte de la primera actualización del año de mi blog.

See Your Space Cowboy

Anuncios