Si hay un “replanteamiento” de la mitología alrededor del Hombre de Acero que marcó de forma definitiva y que seguirá siendo no solo una lectura obligatoria de la amplia gama de historias que tiene el personaje, esta mini serie de seis números lanzada al mercado en 1986 y que sirve como base para el personaje después de los eventos ocurridos en la serie “Crisis en las Tierras Infinitas” es esta.

No me atrevo a decir que es la obra cumbre del dibujante y guionista John Byrne, también padre de la segunda génesis de cierto equipo de la empresa rival de DC COMICS, pero es quizás una de las tantas obras que marcó su trabajo de forma definitiva.

En esta serie nos encontramos a cosas tan interesantes y bien contadas tales como: su origen, sus años mozos, sus primeros años trabajando como reportero en Metrópolis, su primera colaboración con el cruzado encapotado, como se forma su rivalidad con su némesis Lex Luthor, pero al mismo tiempo se nos muestra la faceta más humana del personaje; no el legado de su planeta natal, retratado como estéril y sin emociones, así que el último sobreviviente del planeta KRYPTON se convierte en una estrella del equipo de futbol americano de su escuela y poco a poco va desarrollando sus extraordinarios poderes. Aquí se muestra la faceta en la que ve como un deber usar sus poderes para el bien, una motivación totalmente diferente a la de muchos héroes de las viñetas.

Ciertamente, al leerla actualmente se siente un poco desfasada, antigua y un poco acartonada, pero no deja de ser un interesante comic de días pasados que tiene mucho que decir al sol de hoy.

Anuncios