Para unos es la película final de la genial franquicia, para otros es solo la tercera entrega de las aventuras de Indiana Jones. Pero lo cierto es que es la más espectacular de todas, al menos para mí.

El guión toma como elemento la búsqueda del santo grial, pero se convierte en una historia en donde la relación entre Padre e Hijo, al comienzo distante y fría, pasa a ser el motor de toda la película y que sirve como contrapunto para algo muy interesante, hacer madurar y crecer al aventurero de látigo y sombrero.  Desde Arizona, pasando a la Alemania Nazi y finalizando en Egipto, la búsqueda del Santo Grial tiene diferentes significados tanto para Indiana Jones, como para su padre y para todo el resto del elenco que conforman los personajes de esta película.

Personalmente opino que esta es la película  de Indiana Jones con más efectos especiales y secuencias de acción más peligrosas de la franquicia y todo se pone más peligroso cuando se acerca al final de la misma.  Pero lo mejor es el final, considero que es un homenaje a las películas del oeste cuando Indiana Jones, su padre y sus dos amigos cabalgan hacia el horizonte; así como se revela el verdadero nombre del aventurero

Anuncios