Ésta es la segunda película del director Stanley Kubrick que veo. Y de nuevo debo apelar por no recordar en donde fue que leí sobre esta película, pero recuerdo que fue en una revista que en algún lado de mi casa debe estar escondida.

Se puede decir que es una película en contra de las guerras, muy en especial en contra de la guerra de Vietnam, que muestra el horrible y denigrante entrenamiento de los soldados en sus cuartes y las nefastas consecuencias que ven en el campo de batalla. Primero vemos la vida de los soldados en el cuartel y su “formación” en la idea de temerles más a sus oficiales que al enemigo a manos de un sargento dispuesto a insultarlos o denigrarlos en cualquier momento; pero esta primera parte termina con un soldado llevado a la locura y usando su rifle a diestra y siniestra. La segunda parte toma como escenario Vietnam donde los soldados conocen lo horrible del conflicto, la pérdida de compañeros así como otros elementos de la peor parte del ser humano.

La música es acorde a los días que rememora la película, es decir todo lo que se escuchaba para esos días y como en toda película de Kubrick, las imágenes fuertes están presentes en todo momento.

Anuncios