Bajo ese lema, saldrán algunos de los próximos artículos de mi blog. Y ¿Qué veremos en esa etiqueta? Pues ni yo mismo puedo asegurarlo, pero cuando vi algunos libros que aún no leo y posiblemente sus lecturas estén pendientes y cuyas reseñas estoy seguro que me darán algo de problemas, quizás por eso se me ocurrió convertir la frase que titula estas líneas (frase que leí en un cartel)
Entre los libros pendientes de lectura se encuentra: Mi vida en el medio, el cual me lo obsequió mi abuela, Conan de Cimmeria Tomo dos, Por quién doblan las campanas, Veinte mil leguas de viaje submarino, la guerra del fin del mundo, Cujo, unos de Isaac Asimov los cuales ni se dónde están así como hay muchos comics, discos y aquellos textos que aun, no escribo que posiblemente sean sobre algunos temas que solo serán de interés personal. Como casi todo lo que escribo en mi blog, una nueva forma de comunicarme creando un mar de letras, el cual espero sea leído por alguien; todo esto unido a que los planes de retomar la sección de fotos, me pareció una idea buena, me gustaría saber si finalmente llegare a las doscientas mil visitas.
Y, tratando de crear un “detrás de cámara”, estas últimas actualizaciones han sido un poco accidentadas, siento que actualizar dos veces en un mes es un poco complicado y más dado el hecho que la producción de artículos ha estado a la baja desde hace algún tiempo. Estoy considerando cambiar la regularidad de las actualizaciones, a ver si de esa forma puedo aumentar la producción de los artículos, pero temo una cosa muy simple, puede que un tema en un mes sea anticuado al pasar más de tres meses de sucedido.
Y a pesar de la situación del país ha estado bastante fuerte, la búsqueda de empleo se ha convertido en algo digno de un argumento de Indiana Jones, las cosas que me han pasado me han demostrado una cosa, se puede (o debe) de tener paciencia en esta vida.

Anuncios