Una carta abierta para la industria de la animación japonesa


Estimada Industria de la animación japonesa:

Sé que debería escribir estás líneas en inglés para, así, buscar una forma en que ambas partes nos fuese más cómodo entendernos así como también creo que debo ser más concreto con lo referente a quién va dirigida esta carta.
Sé que aún hay buenos estudios de animación en la tierra del sol naciente, pero en días recientes me he decepcionado mucho de lo que sale de allí. Soy, como muchos venezolanos y ciudadanos del mundo, un cliente de vieja data de muchas de tus series, las cuales alegraron mis mañanas y tardes durante mis días de primaria, bachillerato hasta incluso una buena parte de la Universidad.
Pero cual relación que cae en la monotonía, sentí que ya no hacías nada para que me quedara a tu lado; tus viejos «enemigos» los héroes de increibles musculatura de los Estados Unidos, me tendieron nuevamente sus manos así como los «imaginarios» comics europeos han embargado mis lecturas recientemente.
Y no dejo de preguntarme ¿Qué te ocurrió? ¿Dónde quedaron esas series que podían partir de una misma premisa pero ser diametralmente diferentes como Oh mi Diosa y Tenchi Muyo? ¿Cuando dejaste de arriesgar los guiones como lo hiciste con La Guerra de Bolsillo de la clásica saga de robots que comenzó sin pena ni gloria? ¿Qué pasó con esos personajes que te marcaban como Kamina, Ippo o incluso el samurai con una cicatriz en una mejilla? Seamos honestos, en más de una ocasión me tocó ver obras que no me atraparon, de las cuales unos ya las consideran dogmas, así como otras que sólo tú entendiste y que unos dicen haberlo hecho para no parecerse al aficionado de al lado o un recién llegado. Donde comenzaba la rutina entre tú y yo, tus eternos rivales me mostraban aspectos más interesantes, a pesar de todos sus errores, había un mundo nuevo ante mí. Mientras tú no dejabas de contarme la misma historia una y otra vez, casi que burlabas de mí como espectador.
Y quiero reiterar una cosa, tus rivales padecen de los mismos problemas que tú. Pero por cada mala etapa de un personaje, hay cientos de etapas memorables así como más personajes que esperan ser leídos y descubiertos, mientras tú debes de poner un respirador artificial a un mono peleador para ver si puedes llegar a fin de mes.
No digo que todo tiempo pasado fue mejor, pero pareciera que te olvidaste de muchas de las cosas que en el pasado hicieron tan maravillosa tu animación, esa que maravilló a muchos hace tiempo y que ahora está plagada de «aficionados» que soñaron con trabajar en ti y que, finalmente, lograron su cometido después del éxito de cierta serie «que no es sobre robots gigantes».
Pero no todo en estás líneas son quejas y nostalgia, vengo a ofrecerte lo que considero una lista de como puedes solucionar tu evidente estancamiento y del cual no te has dado cuenta de que estás en uno. Una pequeña lista de lo que podrías hacer para recuperar muchos de tus clientes, como yo, se han distanciado de ti hace ya tiempo. Lo que aquí te expondré, es lo que considero que puedes hacer para mejorar así como estoy seguro que no te costara mucho dinero:

• Piensa fuera de lo que conoces: de seguro ya no recuerdas esa serie sobre un muchacho loco, con un singular pensamiento sobre la justicia quien consigue una libreta mágica con la cual mata personas que considera “malas”: Fue una buena idea para ser una historia publicada en la revista que vio nacer al monito peleador, algo que no se esperaba en una historia publicada en dicha revista. Salir, así sea un poquito, de los temas que ya manejas (como han estado haciendo tus rivales, en especial La Casa de las Ideas con su renovación) siempre es bien recibida.
• Deja de lado las series “profundas” que no llegan a nada: si, esta ha sido tu tendencias luego de las miles de revisiones a esa serie “que no es sobre robots gigantes”. Y te pregunto ¿Qué ganas con crear una serie que solo tu entendiste para luego sacarle miles y miles de revisiones que hasta los puristas de la misma van a defender? Una serie de tus eternos rivales, llamadas en mi idioma como los vigilantes, si bien es profunda no está sobrecargada de simbolismo y los personajes dementes están muy bien trabajados, comprendes su locura.
• Una cosa es la nostalgia, otra la vil explotación: Este es el punto polémico de la lista. De seguro pensaras que no tengo la moral de criticarte este punto, dado el hecho de que tus “eternos rivales” hacen esto constantemente. Pero ¿Sabes una cosa? No sabes cómo me disfrute la interpretación salida para el 86 del hombre de acero, al igual que la interpretación del caballero de la noche llamada año uno, los dos primeros tomos de la versión alterna del joven con poderes de un arácnido y ¿Qué te puedo decir de la serie dedicada al hijo epónimo de Texas? Una verdadera delicia. En cambio vi el regreso del monito peleador como un intento desesperado de tener relevancia, veo como muchas eminencias de tu industria critican lo que estás haciendo y los miles de recién llegados seguidores del ninja llorón solo le dedican improperios. Así que, si vas a reinterpretar una historia, hazlo bien, de corazón, como los ejemplos que te dije, no hagas una secuela innecesaria (como lo hiciste con los bailarines del horóscopo) y considera muy bien las historias que vas a adaptar a la animación, ya que en ocasiones vas a tener que cancelar proyectos muy buenos, solo para darle más horas a otros que ya están quemados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s