Si hay un regreso “esperado” para lo que queda de año y más anunciado que el de cierto espadachín espacial, es con duda alguna, el de la gran convención avalancha.
Se puede decir que siguen jugando con fuego, luego de toda esa polémica que hizo hace rato cuando anunció su última entrega y, más recientemente, que no haría una entrega para esto año. Y a todas estas ¿Qué pasó con todas esas palabras de algunos que juraron no volver a dicha fiesta? Y ¿Dónde están los profetas del caos y sus predicciones al respecto? Posiblemente le vean más sentido al asunto del supuesto final de la serie del ninja rubio a todo esta cosa.
Aunque no nos hagamos los tontos, se seguro habrá gente a la que asistirá a pesar de todo lo anterior mencionado ya que esto es una mera afición y es una excusa para verse con amigos, a pesar de que hay que pagar una entrada para hacerlo. Sin importar que, al menos para mi, la convención ya comience a oler a estanque, digo ya que actividades que hicieron eco en entregas ahora lejanas, ahora solo queden en el recuerdo de algunos.
Yo dudo que los organizadores de la mencionada convención lleguen a leer estas líneas, así como espero que no sean de ese tipo de organizadores criollos a quienes solo les importa las buenas opiniones de su trabajo; pero, espero, que no caigan en los mismo que han caído (o quizás, cayeron) otros organizadores de convenciones. Ciertamente, no sería una buena idea comportarse como el rey de la montaña en esta situación.

Anuncios