Antes de dar mi honesta reseña de esta revista, pido disculpas por anticipado por si uno de los responsables llega a asomarse por este sitio y posiblemente molesto por el presente mar de letras.
Étnica ¿Qué puedo decir de este proyecto? Mucho, en realidad. Y creo que lo pondré fácil, en las usuales categorías de “aspectos positivos y negativos”.
Comencemos por los positivos; lanzada al mercado en el año de 2010 una de las cosas que más me gustó fue la frescura en cada hoja, en cada historia y en cada artículo. Llena de vida y demostrando que el formato de antología funciona bastante bien dada la variedad de artistas que colaboraron en la misma, desde Cels Piñol y Jorge Lucas a los artistas que estaban dando sus primeros pasos en el medio. La sensación de que es un esfuerzo mancomunado de todos los participantes y que a pesar de las diferencias geográficas, aún hay mucho que decir de la viñeta que se hace en Latinoamérica.


Y ahora la parte negativo. Quiero dejar en claro que no estas líneas las escribo a modo de una crítica constructiva (que posiblemente llegó tarde). Todos han escuchado la frase “en la variedad está el gusto” pero hay un estira y afloja que no me terminó de gustar del todo en las historias presentadas. Historias digamos que funcionaran mejor en una antología enfocada al público infantil/familiar comparten páginas con historias que funcionan para un publico más juvenil y la breve historia del Cazador…digo HUNTER confirman, a mi parecer esta idea. La edición no trabajó del todo bien, ya que hay graves faltas de ortografía, mal uso de los signos de puntuación y el abundante uso de los regionalismos son las fallas que, a mi parecer, más evidentes de esta primera entrega.
Con todo esto ¿Me gustó la revista? Por supuesto, si bajaran un poco la tónica “una Latinoamérica unida” y el uso de algunas imágenes de personajes cuyo peso en la historia me cuestiono (como el Che) ya que ¡No es un panfleto politiquero! Es una revista que pudo tener el mismo impacto que una METAL HURLANT pero en nuestro mercado. Si bien la historia del Cazador me pareció brillante, la viñeta del autor español Cels Piñol genial, la historia de trazo sencillo de un chico de raíces bolivianas viviendo en Argentina fue la que más me impactó, demostró una pericia para contar una historia dedicada al mercado juvenil sin necesidad de muchas estratagemas en el argumento de la misma.

See Your Space Cowboy

Anuncios