Creo lo que agitó todo este tomo fue el “secuestro” de Misa, que derivó en un asunto aún más turbio. A RAITO lo vuelven a engañar los sucesores de L, en esta ocasión primero “secuestrando” a Misa y arreglando la liberación no solo de Misa sino de su buen “manager”.
A nuestro villano le vuelven a dar en el orgullo, ya que la nueva vocera del villano, su vieja conocida de sus días universitarios (quien cayó en sus “encantos” desde hace varios tomos atrás) está en la mira de sus rivales, así como su testaferro ha quedado descubierto ya que no tiene la escolta sobrenatural y su rutina fue analizada por el rival de L, el pequeñín que se la pasa jugando mientras dicta las directrices (tengo un problema con el nombre de él y su rival).


Pero la sorpresa es mayúscula cuando aparece el secuestro de la vocera de KIRA a manos del otro sucesor de L, a quien se le consideraba muerto y con unos explosivos resultados para ambos bandos ya que las sospechas que han surgido, vuelvan a intensificarse, aunque las aclaraciones, quedaron un poco en entredicho, aumentando más las tensiones.

Comentarios Finales

En el penúltimo tomo de esta historia las cosas vuelven a ponerse tensas, en especial con el final de este tomo y con el final de la historia estando a la vuelta de la esquina; honestamente debo comentar que si bien se siente un poco extraño la introducción de los sucesores a la historia (siendo algo forzado) y que ha causado molestias con los seguidores de la historia, pero que personalmente considero que fue un respiro de aire fresco, ciertamente demostrando que la ventaja numérica siempre servirá.

Anuncios