De seguro a unos pocos les parece normal que un mero gusto personal, una visión de si mismo, hasta un empleo secundario y recientemente un dúo de “género urbano”(sea lo que sea eso) generaron conmoción entre los ciudadanos.
Honestamente, no sé si reír o llorar por el hecho de que un dúo de “cantantes” del producto más simple de la industria musical hayan sido los que pusieron una nota diferente en las redes sociales y al sonido que nos acostumbramos del régimen venezolano, tan preocupado por la cultura nacional. Ese tipo de comportamiento se puede esperar de algún cantante folclórico, “metalero”, rap incluso punk.
Posiblemente, sea eso lo que molestó a la irreverencia tarifada, que haya sido un dúo ligado a un “género musical ligado a la burguesía” pero del agrado del “pueblo soberano”, los que ensuciaron su caviar. Y es que en esos festivales gratuitos son del pueblo pero no para la burguesía, dejando en ridículo el mensaje de integración de algunos dicen (mejor dicho, repiten)
Debió sonar raro esa nota entre los acordes del rock pesado nacional, fusión, ska y demás; de seguro fue algo que jamás saldría de estos guerrilleros culturales, tan de moda en el país.
Tildar de miles de epítetos es algo común en Venezuela, aunque es medio complicado el asunto; si te gusta leer y te esfuerzas en tus estudios eres un “nerd” o “gallo”, pero se te eleva a nivel de intelectual si te has leído todos los libros de autoayuda y los libros mejores vendidos (pronto a convertirse en películas), pero ¿La Odisea, La Ilíada, Don Quijote y la Metamorfosis? De esos nada.
Metaleros, otakus y demás seres, se creen los herederos de los movimientos culturales de talla como los cubistas o existencialistas. Pero mejor ni hablo de los fittness., de seguro estas líneas no computan con sus consumos de calorías o estoy interfiriendo con su dieta.
Y creo que uno mucho de los otros problemas contigo, Venezuela, le haces caso a cualquier tonto que grite, que diga que te salvará de algún mal o que te solo te diga lo que quieres oír; por eso apelas por etiquetar a los que no concuerdan con lo que quieres tener, por eso los apodos, los gritos, el conformismo, la adulación desmedida y por eso es que hay tanto loco que cree que lo que hace se debe convertir en algo que debe repetirse.

Anuncios