De nuevo Soda Stereo la hace aquí, inspirando este mar de letras al cual, espero sacarle secuela.
Los achaques de unos, finalmente, se han convertido en las caras largas de otros al confirmar el morbo que aún hoy levanta la convención que le da título a estas líneas. No creo que sea para menos, si los que le habían dado un voto de silencio lo han roto y quizás rompiendo con ello, algunas vestiduras.
Mi experiencia con esta feria fue hace algún tiempo, no recuerdo el año pero si recuerdo que en ese mismo año tuvimos en la ciudad de Maracay uno de los eventos más memorables que se hayan hecho aquí, el que se llevó en Casa Italia. Siempre como dama de honor, pero eternamente recordada por sus desastres, es el Osecon si se compara con las demás ferias que se llevan a cabo en el país.
Dudo mucho que el señor Palma/Master baje de su Olimpo y venga a leer este mar de letras, pero quiero creer que lo hará, que será uno de esos visitantes que se van sin dejar comentarios. Pero también quiero creer que con todo el huracán que ha sembrado, sea el momento en que finalmente se encuentre viendo los vacíos en su feria, considerando que sus comunicados están mal escritos y son una ofensa para la gente en general.
No por nada siempre será comparada con Avalancha y con el Encuentro Nacional, aunque sean odiosas esas comparaciones (al menos para usted) pero siempre serán hechas, incluso hasta por aquellos que se guardan los elogios para ciertas convenciones.
Aunque nadie a resaltado algo positivo, esta convención demostró que hay gente a quiénes ver animé pasó de ser un hobby a un estilo de vida; dejando de lado el sentido común en el proceso. Y ese golpe que los organizadores del Osecon le han dado a las tiendas, ese abultado grupo de personas que estaba a la par con el de Avalancha, es uno del cual está difícil que puedan recuperarse.
Pero dudo que quiera ver ese esfuerzo que hace tener el mismo triste final que tuvo lo que una vez fue el movimiento pionero en todo esto. Pero está caminando el mismo sendero, pensando que no lo está recorriendo, cuando es idéntico hasta en el caminar.
Aunque le aclaro una cosa, quizás inútilmente, que ningún organizador me ha dado su apoyo y un .com y que lo que aquí expreso, es mi visión personal de lo que veo y leo. Posiblemente, estás líneas caerán en ojos ciegos, las razones usted las conocerá mejor que yo, pero esa baja asistencia es una señal que algo está fallando desde hace tiempo y no es culpa de los que escribimos en un blog.

Anuncios