En el presente artículo (más bien intento) le damos la bienvenida a esta sección a una de mis bandas favoritas y quizás la que actualmente es la banda que mantiene vivo el género del rock progresivo, no otros que el DT.


Y el título, a modo personal, lo considero acertado, más allá de todas las cosas a las que hace referencia, es el hecho de que marca el final y el comienzo de una etapa de la banda, la finalización de los días de Mike Portnoy y el comienzo de la banda con un nuevo encargado de la percusión de la banda. Y quizás sea eso sea un disco un tanto diferente y que no caló tan bien entre los críticos, el sonido si bien es el acostumbrado yo noté como el resto de la banda se trata de acoplar a las características del nuevo percusionista.
¿Recomiendo el onceavo disco de la banda sacado al mercado para el año de 2011? Si bien mi respuesta es positiva, hay cosas que debo dejar en claro. Lo considero muy por encima del disco anterior, pero tampoco mucho. Es un disco un tanto fuerte de digerir, incluso para los que tienen algo de tiempo escuchando a la banda.
Pero para mí, aparte de todo lo arriba mencionado, es también un disco que atesoraré mucho ya que fue un regalo que me dio mi madrina. Una tradición que, al parecer, heredó de su madre a quien le debo mucho y responsable de uno de los discos de otra banda que tengo en mi humilde colección.

PD: Decidí regresar antes de lo esperado y feliz 4 de Julio a los USA.

See Your Space Cowboy

Anuncios