Honestamente debo comentar que en un extraño punto entre difícil y sencillo es para mí escribir sobre el primer superhéroe de la historia, el hombre de acero conocido como Superman. Y más si sumo el hecho de que la historia a la que haré una reseña en las líneas por venir vienen de la revista que lo vio nacer, ACTION COMICS. Consideren esto a modo de un interludio, necesario, entre reseñas intercaladas de una misma obra.


Bajo el título de ¿Qué hay de gracia tiene la verdad, la justicia y el american way? Se nos narra algo mas profundo que el choque generacional entre los héroes de antaño, representado por el hombre de acero y la nueva generación de héroes, representada por el equipo “la élite” que son una alegoría a todos esos personajes violentos que pulularon en las viñetas de héroes en superlativo en los noventa (y no solo ellos, en un orden personal de ideas se le puede extrapolar a todos esos héroes de cualquier “nacionalidad” que resuelven todo a los golpes). Si bien “la élite” se da a conocer en la ciudad de Trípoli y luego en Tokio vuelven a hacer de las suyas, como lector desde ese momento ya comencé a cuestionarme sus motivaciones, dejando la ciudad en peores condiciones que un desastre natural o un conflicto armado. Para “la élite”, muy en especial su líder, los malos son un cáncer y el mundo ya no necesita a “niñeras” como el azuloso, la sociedad quiere que se le extirpe el cáncer de la corrupción, sin importar que la violencia que estas acciones generen se convierta en entretenimiento para ellos y los espectadores, en el otro lado del argumento el azuloso apela primero por hablar con estas personas pero el punto de no retorno y el conflicto explota en una lejana luna para así evitar un mal peor.
A la final, el azuloso debe hacer algo que se notó que no le gustó, que incluso tuvo miedo en hacer, cruzar los límites, rebajarse al mismo nivel de “la élite” pero a pesar de todo, logró mostrar la verdadera faceta de estos personajes, su motivación era la rabia, la desesperación de una solución fácil y corta sin importar las consecuencias que traigan, pero las ideas de la justicia y la verdad a la final fueron los vencedores.
Para finalizar debo decir que a todos aquellos que aun no leen algo del azuloso esta historia es un buen comienzo, a pesar de que pertenece al “viejo universo” de la DC y al menos para mi sirve como historia que hace un marcado contraste entre el molde del héroe clásico, el cual seguirá vigente al menos para mi, y el “héroe transgresor y moderno” que contadas veces han hecho algo bueno.

Anuncios