Finalizando con: Brave Dan


Vamos a darle una bienvenida al maestro Osamu Tezuka, quizás la figura más grande y al mismo tiempo más renegada y confinada al olvido en el panorama del arte secuencial japonés (en especial entre los “seguidores” del mismo) un autor que ya ha sido presentado con antelación en el blog, pero esta vez hará su debut en esta sección.
Me arriesgo a decir que esta obra es una especie de versión personal del héroe criado por animales, aunque gran parte del argumento y protagonismo lo lleva un animal. Nada más y nada menos que un tigre, mientras que debe compartir protagonismo con un humano de la tribu Ainu; una tribu que se asentó en el país del sushi y que en la actualidad en el norte del archipiélago y cuyas costumbres y rasgos físicos son diametralmente diferentes al resto de la población de la nación del país naciente.

Kotan, el compañero del tigre Dan, pertenece a la tribu arriba mencionada, huérfano y salvado el verdadero protagonista de este relato que comenzó a publicarse en 1962 y quien resultó ser el elegido para buscar el tesoro de la tribu a la que pertenece, aunque deberá buscar tres llaves. Pero no está solo en tal viaje, ya que hay un profesor desalmado que también desea ese tesoro para concretar su maligno fin y quien tiene por compañero a un honorable criminal de cabello largo; si bien al principio es una historia bastante cándida y amable al retratar la relación de hermandad entre Dan y su humano amigo, el contrapeso es puesto a medida que progresa la historia; ya que las cosas que le están por ocurrir al tigre no son muy alentadoras, en especial al final de la historia. Ciertamente el final, traiciona las expectativas y es algo que impacta mucho al lector.

Quisiera agregar

Leer a este maestro siempre es una lectura muy grata, su estilo de dibujo es un clásico sin duda alguna y esta historia podrá contra con un dibujo que (de nuevo, me atrevo a decir) que podría estar muy dentro de la época en la que se le reconocía por Kimba y Astro, un dibujo bastante ágil y con una notoria influencia del estilo Disney.
A pesar de alguna que otra locura argumental y algún que otro retrato un tanto “racista”, es un acercamiento al muy usado recurso de un héroe criado por la naturaleza, como el humano del famoso “Cuentos de la Selva” o los míticos Rómulo y Remo. Y T se nota, que a pesar de todo, es una persona que respeta (a la manera japonesa) a las demás personas , sin distinción de los colores de su piel.

PD: Con esto, celebramos las mil entradas en el blog.

See your space Cowboy

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s