A pesar de que lo emboscaron en una fiesta y todos los problemas que le ha causo la pequeña chica asiática llamada KNIEVES, las cosas con Ramona no andan muy bien. No es para menos, desde la aparición de los gemelos, el mal rato por el que pasó la banda de nuestro singular protagonista preparan el asunto para un drama.

Drama que si bien está allí, no se siente tan pesado ya que el buen humor del guión y la frenética acción aligeran la carga; pero no deja de sorprender el hecho que se pronuncie un distanciamiento entre la pareja protagónica. Y aunque, da la sensación que buena parte del problema no fue otra cosa que una artimaña delos gemelos para amargarle la vida a Scott. Aunque el asunto de su banda también tuvo una buena parte del peso dramático en el asunto. Quizás lo más interesante sucedió casi al final del libro, donde no solo la familia de Scott irrumpe, sino una misteriosa carta.

Anuncios