Hablar de Sin City es hablar de, asumo yo, la obra cumbre del artista Frank Miller, una obra donde da rienda suelta a lo más alocado, urbano, demente del autor. Obra que apareció en el mercado en la revista Dark Horse Presents para el año 1991, correspondiendo a lo que sería la historia de Marv y una interpretación moderna de todos los recursos, tramas y clichés del cine negro (cine Noir), pero con la diferencia que aquí, de alguna forma, hay un grado de interconexión.


El duro adiós, como después fue conocida esta primera historia, es una historia que a lo largo de trece episodios nos cuenta como Marv es inculpado por la muerte de Goldie, la única persona en todo ese nefasto lugar que le demostró algo más que compasión. Marv, con su rudeza y sus contactos en el bajo mundo, buscará quien mató a Goldie; pero se topará con muchos seres de renombre de la ciudad quienes han aportado en esa muerte y ya que la justicia no funciona, es mejor hacerla funcionar por otros medios.
El guión es algo que se esperaría del autor que se encargó de personajes como DareDevil y El Caballero de la noche, pero lo más impresionante es el arte tan dinámico y tan acorde al tono de la historia, no por nada lo considero la obra maestra de Miller.

See Your Space Cowboy

Anuncios