De seguro alguna de las muchas eminencias élficas del movimiento cultural del rock criollo considerará estas palabras, como algo ignorantes, vertidas por un integrante más de la sociedad que lo discrimina y que, muy posiblemente, al no compartir ideología política con el máximo representante del rock criollo y no considerarlo como lo que es, no merece la más mínima atención.
Que yo recuerde, el rock no más que otro género musical tal como lo son la salsa, el merengue y hasta el mismo joropo; muchos de los que acabo de mencionar le caen de la patada a ese orgulloso elfo criollo dispuesto a derramar su sangre por la cultura rockera nacional. Y ¿A que me refiero con esto? El joropo si tiene un basamento cultural al estar fuertemente asociado con el origen de la “sociedad” venezolana, mientras que por cuestiones de la geografía el género tropical es de amplia aceptación y disfrute en nuestra geografía ¿Pero cual es la diferencia entre esos géneros menores y el grandioso rock?
Simple, a no todos nos gustan las voces que recuerdan los sonidos del vómito, no a todos nos gusta la banda de maquillados noruegos y que (como suele pasar en este país) cuando se descubre algo medianamente diferente, ya se le considera superior a todo, con el fin de vanagloriarse de eso. Pero bueno, si nunca ha habido una cultura ciudadana en Venezuela ¿Puede que exista una cultura de rock? Lo cierto es que no; es normal escuchar sobre los desastres hechos en los conciertos de rock que en realidad no son más que propagandas baratas del gobierno de turno para sacar votos.
Tan inteligentes que se consideran estas personas y han caído en la treta de hacerles creer que ahora, más que nunca, tienen apoyo y se les están dando un tratamiento como movimiento cultural ¿Se le puede llamar cultural a un grupo de personas que no tiene escrúpulos para aceptar las prebendas del gobierno bananero de turno? O ¿Qué tan cultos pueden ser unas personas que no aguantan tres pedidas para gritarle a una persona ignorante solo por el hecho que no comparta sus gustos musicales?
Y les pregunto, si hay tanto aprecio por su amado género y movimiento cultural ¿Por qué está excluido de una de las leyes relacionadas con la cultura nacional? Cierto, nos hacemos los desentendidos del tema, como buenos venezolanos. El autoproclamado gurú y mesías del rock criollo les seguirá viendo la cara de ilusos; recordemos que niega sus días en Sábado Sensacional y sus canciones para nada revolucionarias y que en algunos temas siempre dice que es ciudadano…del Imperio del Mal.
Como me gustaría tener, para algunas cosas, la visión de mundo que ustedes tienen. El país será del asco por un rato, aunque todo eso cambia cuando el rockero de la revolución anuncia su show de cartón piedra ya que allí la sangre de elfo criollo les brota por todos lados.

Anuncios