¿Puede que tan tempranamente la utopía haya llegado a sus límites? ¿Habrán mostrado sus verdaderos colores los filósofos al plantear modelar a nuevos patrones la conducta de los ciudadanos humanos? ¿Qué precipitó a Gaia a soltar un ingenio mecánico en la metrópolis?


Esas son las preguntas, que conforman la gran parte de la trama de esta segunda entrega de esta obra; parece que de aquí tomaron mucha inspiración para la segunda película de animación 3 d que hicieron basada en este manga. Pero, a diferencia de su contraparte animada, la preocupación entre la pareja protagonista, ese giro argumental relacionado con el padre de la protagonista aquí lo sentí más natural dentro del argumento y no como un recurso de última hora, recurso tan normal en las historias enfocadas en la acción. Pero los pequeños detalles fueron los más interesantes, creo que fueron los que “salvaron” gran parte del arco narrativo en un tedio.
Pero quizás, lo mejor de todo el asunto, fue como los burócratas y demás políticos de esta utopía aceptaron sus fallas y su gran cuota de culpa en toda la crisis presentada, igualito que en el mundo real ¿Cierto?

Comentario final

A pesar de que se lea que esta crítica es un tanto negativa, lo cierto es que este tomo lo sentí mucha más ligero gracias a los chistes y comentarios graciosos que el autor agregó que no se sintieron forzados de la “boca” del coprotagonista masculino de la obra.
Pero, al mismo tiempo, sentí que las críticas sociales eran muy conductistas, no por nada el autor es japonés; pero lo que me sorprendió fue como el autor se las ingenió para que los personajes a los que asignó cargos públicos admitieran sus fallas y sus responsabilidades en la crisis; cosa muy rara de ver en las obras de CyberPunk.

Anuncios