Sobre la cultura y la falta de la misma

Posted on


Hablar sobre la cultura en Venezuela, la cuna de libertadores, es un tema delicado y más si agregamos al asunto el crecimiento exponencial de las tribus urbanas que se consideran a sí mismas como un movimiento cultural equiparable a los existencialistas, cubistas o románticos. Cada una argumenta casi que lo mismo, que tienen poca difusión en el territorio, que siempre son víctimas de las etiquetas y discriminación de una sociedad que no los entiende; pero que no temen en usar las mismas acciones en contra de los demás.
A riesgo de equivocarme, al vivir en un país que asemeja más un manicomio que una nación organizada, las personas de diferentes edades al no identificarse con las representaciones culturales como el folclor nacional, exaltado de forma acartonada y que si vas a otras expresiones, como la literatura, es muy posible que no les termine de gustar Canaima o La Trepadora, ya que implementaron recursos que posteriormente serían usados en los bodrios llamados telenovelas. Aunque no niego la existencia de buenas obras y autores, pero en ocasiones yo me he preguntado ¿Qué le vieron grandes exponentes como Vargas Llosa o García Márquez en la figura del escritor llamado Rómulo Gallegos?
Y aparece la cultura de otros países, creando un torbellino en las mentes de esos jóvenes y no tanto, aparecen géneros musicales que si bien muchas bandas nacionales los hace, muestran algo que los hace resaltar; al tener un personaje a la par de Sherlock Holmes en las letras criollas, sale mejor leer al original, puedes reírte de los chistes de Laureano Márquez y Emilio Lovera, recordar con cariño la Radio Rochela; pero hay algo (al menos creo) interno que te hace considerarlos como “por debajo” de sus iguales de otras latitudes.
En mi caso, poco o nada me interesan las bandas de mi país; sin importar el género ya que no me convencen del todo. Y creo que eso es lo que pasa, al no identificarnos con la mal llamada viveza criolla, con la altanería, con esos argumentos quemados de “apoyar al talento nacional” o en su defecto los quemados “valores criollos de la camaradería” es normal sentirse extranjero en su propio país.
Pero ¿Se puede revertir el tema? Creo que sí, en el momento en que se comprenda que Venezuela como sociedad está fundadas en “anti-valores” y se haga algo para salir del problema de fondo en que nos encontramos, puede que en el futuro las cosas cambien; que dejemos de lado los argumentos baratos de que las reglas se hicieron para romperse, sino que se hicieron para mantener el orden de la sociedad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s