Cuatrocientos Bolívares

Posted on


Para cuando estas líneas salgan, el aumento del sueldo mínimo en un 30% habrá sido, lo que se veía venir que era, una estrategia electoral. Pero ¿A qué se debe todo eso y el título del presente mar de letras? Venezuela tiene uno de los peores impuestos, la inflación, y de paso su índice es uno de los más altos del mundo y por mucho que quiera esconder eso el Banco Central de Venezuela, que una de sus atribuciones es decir eso, no se esconderá ese simple hecho.

Cuatrocientos bolívares solo te alcanzan, si sabes en donde gastarlos, para dos empanadas y un jugo o en un dulce de generoso tamaño y su respectivo jugo de escolta. Pero para más nada aunque es muy posible que todo eso cambie o peor aún, ya haya cambiado y aun así los políticos siguen vendiendo el cuento de que la cuna de libertadores es el mejor país del mundo.

Cuatrocientos mil bolívares aunque les moleste, ya que ese es la verdadera cifra y me trae sin cuidado la reconversión monetaria, actualmente es agua y sal. El mentado aumento del 30% es agua y sal, el gobierno tiene control de todo, pero no es culpable de nada, prefiere vender paranoia y comprar armamento, unos viejos aviones rusos que ni siquiera los pilotos de las fuerzas armadas venezolanas saben manejar. No creo que pueda, pero ¡Bien hecho, campeón! Así cualquiera tiene miedo de un montón de parásitos incompetentes que tienen en mente medirse (eventualmente) contra la maquinaria de guerra estadounidense, cuyo país de origen le vende el petróleo que usa para movilizarse. Ciertamente, algo revolucionario.

Y ¿Qué pretende el presidente de Venezuela con el resto de dirigentes de la OPEP en relación con el precio del crudo? Pues usar la misma estrategia que él critica de los empresarios venezolanos, disminuir la producción para así subir los precios. Ya que Venezuela, en todos estos años de revolución bonita, no ha podido diversificar la producción de ingresos y siguen dependiendo de los fluctuantes precios petroleros. Se dicen llamar marxistas, pero son capitalistas con piel de maoístas, pero para esta gente eso de tener más fuentes de ingresos y así lograr la tan mentada repartición igualitaria de la riqueza de una forma más sencilla, está en mandarín.

Dudo mucho que un ministro del actual gobierno o uno de sus muchos voceros, rémoras y otras especies parasitarias acepte cuatrocientos bolívares o un aumento del 30% en sus sueldos, pero como es notorio en su nacionalismo, prefieren la moneda extranjera llamada dólar; por eso es la quejadera que tienen en relación con la directriz legal de Estados Unidos en relación con Venezuela.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s