Sobre las elecciones parlamentarias de Venezuela


Espero que estas líneas lleguen en un momento previo a las esperadas elecciones del seis de diciembre, elecciones relacionadas con los integrantes del parlamento venezolano y que podrían definir lo que queda de futuro de la cuna de libertadores. Al menos, así lo creo.
Debo admitir que es bien complicado el asunto y más si consideramos el hecho que, al menos en la región donde vivo, tanto el oficialismo como la oposición no han lanzado sus buenas cartas. Y si, ando escribiendo sobre el elefante enorme en la habitación, ese hecho que no me convence uno de los candidatos de la oposición y que dan risa los que resultaron elegidos por el oficialismo por estos rumbos.
Aunque el desagrado se extiende un poco, ya que poca simpatía me generan los candidatos independientes, muchos me recuerdan a esas candidaturas que se hacen para quitar convocatorias de votantes y que, al menos personalmente, poco contacto he tenido con esa gente.
Y si, debo remitirme al acostumbrado “pero en otros países”, en otros países el bipartidismo funciona y al menos, los partidos independiente si logran contacto con los votantes y pueden hacer una diferencia y logran una participación significativa en la asamblea; sigo sin entender como el oficialismo va a lanzar como candidatos a un cantante que ni siquiera es de la región en donde vivo, medianamente famoso por sus participaciones como “actor” en telenovelas y más recientemente, por su postura política así como un viejo conocido, uno de los gobernadores más corruptos que ha tenido la región y quien fuese cabeza de turco para algunos problemas del partido de gobierno.
Puedo entender el hecho que el partido de gobierno ande desesperado, que muchas estadísticas estén en su contra pero no comprendo el hecho de que es cierto que mejores candidatos, irónicamente por esta región, de la oposición anden inhabilitados, deban recurrir a uno, que al menos para mí, no me genera mucha confianza al darle mi voto. Es comprensible pensar que esa persona merece una segunda oportunidad, que posiblemente su pasado político lo dejó atrás y su postura (que comenzó siendo colorada) haya madurado con todos los problemas que ha tenido hasta la fecha, pero tengo mis reservas. No es nada personal.
En otras circunstancias, esta situación me hubiese orillado a no votar y lo escribo de forma honesta. Pero dada la situación por la que pasa el país, no es muy buena idea estar pensando en cosas si la elección que se tomará, pueda desatar algo peor de lo que está viviendo; cosa que pongo un poco en duda, ya que no hay nada peor que el gobierno actual

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s