Hablar de Mad Max no es hablar de cualquier franquicia de películas de los años ochenta que ha tenido un regreso en días recientes y ni más ni menos que con una secuela. Pero ¿Vale la pena? Realmente si, a pesar de que considero que tuvo unos bajones de ritmo, el loco Mad ahora anda en una misión aún más arriesgada que las que ha pasado en las entregas anteriores.


La General Furiosa, por decirlo de una manera, es enviada con un convoy para recorrer esos parajes desérticos tan famosos de la película en busca de gasolina y balas para el dictador llamado Joe; pero lo que nadie se esperaba es que esta general ha liberado a las esposas de Joe, en vista de que los niños de guerra (los hijos de Joe quienes padecen de una extraña condición genética, no se dice abiertamente pero se deja entender) y el futuro que tendrán estas mujeres, no es nada prometedor. Nuestro protagonista se encuentra en medio de todo este asunto y considera que Furiosa tiene una cuota de cordura, en este mundo donde la locura es ley.

Y si bien ciertas zonas donde una vez floreció lo verde ya han muerto, lo cierto es que la ciudadela de Joe, pareciera un buen sitio para un nuevo comienzo.

See Your Space Cowboy

Anuncios