¿Qué puede pasar con Venezuela para 2016?

Posted on


No, no me he metido a hablador de tonterías siderales, cosa que abunda mucho en Venezuela en los últimos años. Esto se acerca más a compartir las inquietudes y posibles escenarios que se podrían ver en Venezuela en los próximos 365 días.
Como bien se sabe, en enero los nuevos integrantes de la asamblea nacional toman sus cargos y se encuentran con un precio del petróleo en caída libre, me atrevo a decir que seguirá así por un buen rato. Así como el hecho que 2016 es el año que se pautó para los pagos de ciertas deudas, pero sobresale un aparato económico destruido, una moneda que no vale nade y algo peor que la inflación más alta de la zona, una hiperinflación y el poco apego de los habitantes de la cuna de libertadores a su moneda.
No digo que con esta situación, el optimismo debe ser breve, pero es un escenario bastante comprometido en el que se encuentra la nueva asamblea y más si sumamos el hecho que el partido de gobierno no a va a ceder terreno y que, por donde se le mire, está arrinconado. Si bien el desespero le ha estado jugando en contra, no hay que confiarse del todo; posiblemente si bien saben que tienen los días contados, no van a dar tregua alguna.
Pero si se logra quitar el control de precios así como ir levantando lentamente el control cambiario, es muy posible que la prioridad de reactivar el aparato productivo venezolano sea una realidad. Aunque eso implica que se deba discutir la ley orgánica del trabajo.
Los derechos establecidos por esa ley así como los de cualquier ley, la cual fue hecha por Rafael Caldera y no el Mico Mandante sideral, no podrán revertir los derechos obtenidos. Pero, se debe pensar también en el otro lado de la balanza, estamos hablando de enormes costos de mantenimiento de la mano de obra, de contratos de tres meses que se perpetúan, de cargas no solo relacionadas con impuestos y otras tributaciones parafiscales así como otras cosas. Hablo de dejar de lado ese principio jurídico de proteger al débil legal, que ha resultado de todo menos débil, sino buscar un equilibrio, un propósito en común y así, posiblemente, sacar al país del bache en el que se encuentra.
Si abandonamos la temática de la disputa, la viveza criolla, ser altaneros y respetar al vecino es posible que el cambio que se dio el seis de diciembre pueda ser la base para algo más grande. Así que el cambio no debe solamente político, es una oportunidad de oro para un cambio social que realmente merece la pena defender.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s