Finalmente terminamos el primer tomo de la serie. La némesis del gran detective inglés saca a “pasear” su carro de guerra; pero ese dispar grupo que reunió le hizo frente ¡Y de que forma! Un ataque aéreo con un pequeño globo contra una máquina del mismo tipo.

La tecnología del capitán Nemo fue la clave  para el éxito del asalto. Aunque los comentarios hechos por Mina sobre Nemo y el alter ego del doctor Jeckyl me parecieron bastante acertados. Aunque el hombre invisible, a mi parecer, también jugó un papel clave en el asunto. Pero no creo que cambiar al director del departamento de Inteligencia para poner a su subordinado no me parece una buena idea del todo.

Con un extraño final, el cual anuncia un poco lo que vendrá, se le da un buen final al primer volumen a una de las muchas obras más famosas y reconocidas del autor barbudo.

Anuncios