Las cosas se volvieron personales entre el nuevo vigilante del barrio y su rival. Mientras uno, en su primer encuentro, asesinó ante sus ojos uno de sus empleados (recordemos que el antiguo rey ahora trabaja como gerente de un restaurante) el otro es encontrado cerca del cadáver de la esposa; es una clara trampa que aún no ha servido de algo más para concretar el conflicto.

En los presentes números, si bien contamos con la aparición de cierto amigable vecino, la intimidación que hizo nuestro vigilante para sacar y burlarse de Vlad al sacar del pueblo a sus mafiosos, también vemos algunos pormenores tales como, quien es el verdadero responsable de la alta ola de asesinatos, que la policía (como cosa rara) podrá retener al villano pero le faltan pruebas para meterlo en la cárcel así como el hecho de que el hijo estuvo en un misterioso laboratorio en donde se estaban ejecutando extraños experimentos.

Hasta el momento la serie no ha perdido vitalidad, aunque pareciera que ya comenzamos a aclarar ciertas cosas en referencia a ciertos personajes que forman el elenco.

Anuncios