En el presente mar de letras voy a dar a conocer una opinión personal sobre un asunto  bien delicado. Considerando que todos los conocedores de la serie animada llamada Jem y el desastre que fue su adaptación a la gran pantalla y dado el hecho de que no conocí la mencionada serie, igualmente considero necesario para que este mar de letras siga y a pesar de que no sé cómo escribir un guión de cine, mi propuesta estará sustentada por algunos puntos en los cuales, personalmente, creo que pudo tomar la película. Y sin más palabrería junta, lo mejor es comenzar.

Contexto

Es evidente que la serie animada de J es muy de su época, así que llevarla a la actualidad es una tarea complicada. Yo hubiese ubicado la película en los finales de los ochenta y con un mercado musical dando señales de estar agotado de la tendencia Glam, la banda de la protagonista así como sus rivales con cada vez menos discos vendidos y (al menos un grupo) dejando de lado la música para estar en las portadas de revistas no necesariamente con columnas sobre música. Así que Jem decide usar lo que le queda de la empresa familiar, luchar  por la separación de capitales y dedicarse de lleno a la administración del orfanato y los negocios personales; mientras su hermana biológica lucha por hacer surgir un sello discográfico independiente y un nuevo hogar, mientras la avanzada computadora pasa de ser una máquina para producir hologramas a una herramienta para la nueva vida.

Personajes

En el presente apartado, yo pondría a los personajes un poco más maduros, con el mito de Jem comenzando a dar sus pasos hacia  un recuerdo nostálgico que como una nueva tendencia.  Deben continuar sus vidas, considerando que si bien es cierto que muchos sellos discográficos pueden mantenerse a pesar de los constantes cambios en las tendencias y patrones de consumo, Jem te sus hermanas no quieren saber algo relacionado con ese mundo;  si bien es cierto que el aspecto musical fue algo muy cuidado en la serie animada y una de las razones por las cuales es reconocida, que sea también eso una señal de lo cambiante de esa industria remarcando la idea de que mantenerse en el tope no es tarea sencilla.
Básicamente, sería ver a esos personajes un poco más maduros, si bien en un contexto similar se considera que el paso del tiempo los cambió. Con un mercado que comenzaba a configurarse a ser el que tenemos en la actualidad, incluso podría ser la antesala a lo que se conoce como el circuito de la nostalgia, el cual (irónicamente) se encuentra conformado por muchos artistas de esa época que lograron tener un éxito breve

El punto de comienzo

En este apartado, la historia comenzaría con un muchacho de una urbanización, quién se fija en la hermana menor de Jem,  al encontrarse en un escenario común en las películas para adolescentes de aquella época, una institución educativa y se dan cuenta que viven en la misma zona. Pero esa muchacha tiene en mente regresar a la música, aunque el muchacho hará lo posible no sólo para impresionar a Kimber sino también  tiene algo para si mismo una cosa que debe demostrarse, que decidió volver a usar su brazo como lanzador del equipo de béisbol, a pesar de que el equipo del mencionado deporte de esa institución es el más débil de la zona, aunque Kimber tiene en mente revivir la banda con una nueva generación de músicos y darla a conocer en el evento musical de la institución. De fondo, el interés romántico de Jem anda en búsqueda de una banda a la cuál producir y tendrá que enmendar algunos asuntos de su vida personal así como revisar su relación con Jem si quiere tener un buen y nuevo impulso a su carrera; mientras la verdadera protagonista lucha internamente con sus sentimientos así cómo su vocación de llevar una empresa y un orfanato.

Apartado musical.

Posiblemente, el aspecto más delicado de la propuesta.
Siendo otro de los puntos más relevantes no sólo de la serie animada así como el hecho de que fue una de las fallas más notorias de la adaptación a la gran pantalla, Creo que si bien los temas musicales quedaron bien dentro de ese género llamada nueva ola, ya que no se aleja de lo que realmente representaba la banda de Jem. Un buen pop  y lejos de buscar enfatizar que Jem son las buenas del asunto y sus rivales las malas, sería bueno usar la idea de que son músicos buscando quitarse un estigma así como una imagen que, posiblemente, no estaban del todo de acuerdo.

Anuncios