No sé si para cuando estas líneas salgan a la luz mi loco plan de probar suerte en otra ciudad se encuentre en proceso de concretarse o simplemente no se haya dado por alguna razón (llamada sueldo), pero si hay algo de lo que quiero escribir ahora que no está tan mezclado con el asunto político y social de mi país es sobre esto.

Si bien se leerá como algo salido de un libro de auto-ayuda, no sabré de lo que soy capaz si no intento algo diferente. Y en vista de cómo han terminado  mis últimas relaciones laborales y proyectos personales, creo que lo mejor será tratar primeramente en otra ciudad del país. Claro, el cambio será casi mínimo por el mero hecho de que será un cambio geográfico menor; creo que salir de la “ciudad jardín” por un breve período de tiempo me vendrá bien.

Todo este asunto no ha sido fácil de asimilar para mí y más considerando pues esa situación en la que está el país y que unos no han querido entender del todo en la que están metidos. Eso sí, parece que poco a poco esas personas van comprendiendo que de discursos, insultos y berrinches así como el uso del engaño de la retórica marxista podrán ayudar a salir a un país del predicamento en que está metido.

No he perdido la fe en que en algún momento de lo que queda de 2016 pueda conseguir no solo un buen empleo dentro de mi ciudad, sino uno en que me ayude en mi loco sueño de tener una firma y dedicarme plenamente en ejercer por mi cuenta. Es la mejor opción, además que para eso necesito una buena experiencia laboral. Aunque todo este asunto, desde otra óptica, ha comprometido el especial de Día de Brujas que tengo planeado para este año hacer en el blog; digo el primero que hice terminó de forma abrupta así que espero que este no tenga ese mismo final. De todas formas, si bien falta poco para octubre, puede que se lleve a cabo pero con algunos cambios menores.

Anuncios