Publicado en Finalizando con, reseñando manga

Finalizando con: Kimagure Orange Road Vol 9.


Como dije en la última reseña, siendo ya la entrega que marca la mitad de la serie es menester tratar de hacer un artículo de la misma extensión del primero que hacía referencia a la primera entrega de esta singular obra. Y creo que, después de nueve tomos, me atrevo a decir que el punto fuerte de la serie se encuentra en sus personajes, en concreto con los que forman el triángulo amoroso que sirve como catalizador para todas las historias que narra uno de sus vértices y protagonista.

Y comienzo por eso, singular, para ser un una obra encasillada en el género fuertemente asociado con las peleas eternas y los pelos de múltiples colores y fue con esta que me dio curiosidad saber que hay más autores que tratan de romper con esa bien merecido estereotipo.

Posiblemente, este sea el tomo que me  ha causado un sabor muy agridulce en cuanto al desarrollo del guión. Todo estaba marchando bien, incluso con esa llegada de los abuelos del protagonista y el primer acercamiento a lo que fue la historia de cómo se conocieron sus padres. Pero los dos primos del protagonista amargaron las cosas, al menos no son personajes molestos pero creo lejos de ser entes que podrían hacer algún estrago en el triángulo amoroso y que el único personaje que podría hacer eso, el amigo de la infancia de las dos chicas, es relegado a un muy inmerecido al segundo plano y más ahora que parecen que andan comenzando en otra etapa de los estudios, tal como lo mencionan en varias veces durante varios episodios de esta entrega. Quizás la mejor parte es que ya vemos que nuestro torpe protagonista ya considera necesario que deba tomar una decisión, ya que como se vio en los últimos episodios, si no lo hace puede traer consecuencias negativas.

¿Qué otro punto del guión es rescatable? Pues creo que la parte en la que mencioné arriba siendo aunque lo peor del asunto es que fue ya bien entrada en las páginas finales del tomo y por consecuencia de las apariciones al mismo tiempo de sus primos, el pequeño que puede leer la mente y la chica hermana del pequeño Kazuya.

Considero que las hermanas de nuestro protagonista son las que se han venido robando el show desde (si mal no recuerdo) el tomo seis y que para ser parte del elenco de soporte de la serie, se les nota que podrían tener una pequeña serie  (aunque descarto esa idea) aunque me pregunto ¿De dónde salió el mentado gato qué es recurrente ver en la serie animada?

Eso sí, el dibujo se ha estado a la altura y al menos creo que como termina esta entrega, solo espero que para la décima entrega este apartado puede estar por dar una sorpresa ya que, si bien algún momento debe terminar el ciclo del bachillerato y si bien es un complemento bastante bueno al guión, siendo el testigo del crecimiento de nuestros personajes y se nota que si bien no es la primera obra de su autor, sabía muy bien lo que estaba haciendo (al menos) en esta parte del manga.

Eso sí, a mí me recuerda un poco el estilo de doña Rumiko Takahashi y más que todo en el comienzo, al menos en el apartado del dibujo, así mismo la comparación la mantengo ya que hasta los chistes (ya que, estamos en una comedia romántica con algo de drama) me resultan medianamente similares aunque se nota que en esta obra, al autor le gusta un poco esto de los chistes subidos de tono. Lo mejor del asunto es que no abusa tanto de ese recurso como se hace en la actualidad.

See Your Space Cowboy

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.