El hombre de acero se vuelve a presentar aquí, en compañía de dos grandes Paul Dini y ni más ni menos que don Alex Ross en una historia que, al igual que la historia del caballero de la noche que reseñé o reseñaré en la otra sección dedicada al arte secuencial. Que toma una idea muy sencilla para su guion para construir algo más grande, que realmente se vincula con la relación del mismo. El hombre de acero se enfrentará a un enemigo totalmente diferente a los que regularmente se enfrenta, ese gran problema llamado hambre a nivel mundial.

Y ese punto donde la historia se torna muy interesante, no necesita grandes secuencias de acción para enfrentarse a un enemigo que lo sobrepasa incluso con todo los poderes que tiene, así que decide enfrentarlo de otra forma, con las mismas lecciones que le dio su padre adoptivo como agricultor.  Ya que trasladar las enormes dotaciones de alimentos de un rincón del mundo al otro solo le causó problemas y obligarlo a mirar (nuevamente) lo peor que tiene la humanidad como especie, en concreto con sus iguales. Dictadores, guerras, el problema de la desigualdad aprovechada por unos y por otros allí andan pululando en esta novela gráfica si bien algunos de estos rivales podrían durarle poco al Kal El, pero la solución que busca no es de corto plazo.

See

Posiblemente, la mejor solución que se le ocurre es aparte de entender de que con todos sus poderes y de convertirse en el símbolo de la esperanza para unos cuantos, quizás enseñarles a los que quieran aprender que ellos mismos son la  solución a todos esos problemas por los que pasan las sociedades y que si pueden mantener a un ser como él para que los ayude en alguna que otra ocasión, deben de poner de su parte para la gran parte de los temas.

Considero que debería estar en el sitio de honor de las grandes historias del personaje esta obra, más allá del hecho de los responsables que tiene encima, demuestra que al azul se le puede poner temas bien delicados y tratarlos con mucha naturalidad sin necesidad del espectáculo; una señal de que el hombre de acero puede seguir siendo relevante para los lectores.

See Your Space Cowboy

Anuncios