Entonces, luego de leer el primer tomo y enterarnos de muchos detalles, parecería muy anti climático que de repente apareciera un foco secundario para alargar la historia más allá de los cameos de los personajes más reconocidos del maestro del manga. Un tomo que parece un tanto diferente a los otros que he leído, pero era un cambio que cayó de sorpresa y que parece tener mucho más que decir.

Pero en vista de que el robot protagonista también estuvo involucrado en el conflicto que sirvió de nexo a los otros robots, sumando el hecho de que hay un espacio de tiempo en que su memoria fue borrada y el ataque fuera de escena del asesino contra el genial personaje llamado Brando sólo queda espacio para la complicación; la aparición de una secta que quiere robots sin los mismos derechos que ellos y dado el hecho de que hay una conexión bastante notable entre uno de los integrantes de esa secta y nuestro protagonista, la cosa se complica y mucho. Desde la compra de un arma por parte de ese señor hasta sus locos planes (incluyendo los locos planes de la secta a la que pertenece) de hacer un cambio.

Al menos, dando a entender que ese caso en el cual el hermano de aquel sectario señor estuvo involucrado nuestro singular robot así como el intercambio de memorias con ese montón de chatarra al que se le atribuye ser el primer robot que mató a un humano sólo queda esperar que va a hacer el autor. Así que ¿Era necesario el foco secundario del conflicto? En lo personal creo que sí, ya que después de todo se necesitaba saber algo más de nuestro protagonista robótico y de las cosas que estuvo haciendo antes del caso que le da función a toda la obra y sirve para dar a entender que hay algunos que quiere que no se investigue del todo.

See Your Space Cowboy

Anuncios