Considerando que el género del terror en el cine es que el peor le toca con esto de los replanteamientos y las secuelas innecesarias, así como el hecho que estas líneas van a formar parte del especial de Octubre del blog; considero necesario que comente una que otra cosa al respecto, a pesar de que es un tema bastante recurrente y del cual (hasta yo) he escrito en diferentes oportunidades.

No vi la primera adaptación a la gran pantalla de Carrie, pero me vi su segundo intento y me leí el libro. Con respecto a esa obra, pues considero que la versión más reciente si bien tomó muchos elementos del libro, padeció de todos los males que se ven en las películas más recientes del género. Y si hay alguien que desde ya hay que detenerlo, ya que no sabe cómo hacer un replanteamiento de lo que una vez fue un clásico del género SLASHER, es Rob Zombie  con las dos versiones que hizo de Halloween.

No soy quien para criticar el trabajo de un cineasta…momento, si lo soy. Soy un espectador y creo que lo mejor que pueden hacer es dejar descansar al género ya que no lo van a mejorar si siguen explotando las mismas fórmulas ya conocidas.

Las películas de terror sin importar el país de origen, tienen algo en común. Es habitual ver replanteamientos, borrones con cuentas nuevas, versiones diferentes de un país a otro de una misma idea así como un punto que considero muy crucial y que no se debe seguir perdiendo, respetar lo planteado originalmente.

 Eso, a mi parecer, ha sido lo que más ha dañado a las nuevas encarnaciones de villanos conocidos y si bien pueden agregar algo nuevo a esa vieja fórmula ¿Sirvió de algo buscar la forma de que el espectador siente empatía con el asesino serial de turno? Claro, una cosa es sentir algo cercano a Empatía con Carrie que con un Michael Myers o un Jason. Más allá del hecho de que corresponda a un mero capricho de algún productor o rockero loco.

See Your Space Cowboy

Anuncios