El presente mar de letras se basa en la idea de que si bien es cierto las convenciones se encuentran en caída libre, puede suceder que en su ausencia un difunto se levante de su tumba y como sabemos (dado el hecho que se ha visto muchas veces en las películas de George Romero) eso no va a traer nada bueno para algunos.

¿Puede darse el supuesto que regresen los grupos en la ausencia de las convenciones? ¿Cómo se conectan ambas cosas? Simple, sería regresar a los viejos días en que la gente se conocía en las tiendas especializadas y rincones de la internet para luego organizar una reunión con los que coincidían en ubicación geográfica; así fue creciendo el virus de los grupos en el país. Es decir, la primera cepa del virus fue así, posiblemente la nueva cepa comparta el mismo origen que la anterior pero me aterra pensar ¿Qué modificaciones tendrá con respecto a la anterior?

Aunque, en caso de darse el regreso de los grupos, me arriesgo en decir que todo lo que se hizo fue enterrarlos en un cementerio de mascotas y que los que asegurábamos que no regresarían nos tendremos que armar de valor y tratar de entender lo que se avecina.

De hecho, en su momento sonaron proféticas, pero no del todo, ya que se decía que los grupos morirían cuando la serie del rubio ninja llorón se le diera cierre y no fue hasta bien en el año 2013 que se le diera sepultara, en vista de que ninguno cumplió con las metas que se habían propuesto  y solo causaron  más problemas, en un entorno de por si convulsionado con problemas personales y hormonas descontroladas.

Es mucho pedir que la nueva cepa no siga el mismo sendero que la anterior, es mucho pedirles que no se enfoquen en una misma serie (también conocido como los ídolos con pies de barro) o la serie que hacen creer que es la “rival” entre muchos otros cuentos de camino; la cepa nueva es aterradora por el mero hecho de que tenga una ligera  variación (desconocida para mi) y que esté a nada de aparecer, en ese momento cuando las convenciones se vayan de la escena.

Anuncios