El asunto del revocatorio sigue dando de qué hablar y no me quiero quedar atrás en el tema, eso si debo admitir que concuerdo plenamente en el asunto expuesto por una de las pocas personas con tres dedos de frente de la oposición (se dice el pecado más no el pecador) y  considero que, si el partido de gobierno realmente cuenta con el apoyo del pueblo pues ¿A que le teme hacer ese proceso en este año? Digo, si está tan seguro que van a ganar, no deberían tenerle miedo a medirse.

Pero parece que entre los marxistas y sus primos los social-demócratas que conforman buena parte de la “oposición” no hace otra cosa que es una comparsa de payasos que le sigue los chistes al partido de gobierno, pero esta vocera comentaba que prolongar todo este asunto no sería otra cosa que darle una oportunidad de oro al partido de gobierno; lavarse las manos en vista de todos los daños que ellos mismos han causado en lo que ha durado esta “revolución” así como el hecho de prolongar el mal rato que estamos pasando los que vivimos en la cuna de libertadores.

En criollo, es darle la oportunidad para que el borracho se cambie el sombrero y si no lo entienden así ¿Lo van a entender pasando aún más complicaciones para el 2017? De verdad que si bien será un buen primer paso (si se llegase a dar) la secuela que deja “revolución” no va a ser algo fácil de superar; considerando que “la picardía criolla” lejos de ser algo que valga la pena, es la razón por las cuales el país está como está, por eso la frase “cada país tiene el gobierno que se merece” encaja bastante bien con la situación actual. Venezuela no es otra cosa que la chica que solo tiene ojos para los muchachos que en algún momento la van a maltratar y los elige de forma constante;  salir de todo el asunto no va a ser fácil, el país tiene tantas deudas acumuladas, tanta mala fama, que lo más probable es que se tenga que apelar por las salidas desesperadas.

Anuncios