Creo que le he dedicado una buena cantidad de líneas al gigante del norte y todo el desastre que van a enfrentar a partir de enero, desastre que nos guste o no, no van a estar solos durante cuatro años.
Pero aparte de no llevarse a cabo el mentado revocatorio para lo que queda de 2016 así como otras elecciones, que parece que todo podría darse para 2017. Cosa que dudo, la gira internacional del bigotes lejos de subir los precios del oro negro generó un efecto contrario y si bien posiblemente (y como cada año) el año próximo tendremos una fuerte campaña publicitaria para que los ciudadanos paguen el impuesto sobre la renta.
La «oposición» venezolana y el gobierno siguen con el diálogo, tanto de frente como a espaldas de la sociedad, aunque lo ideal sería que ambas partes se vayan del país; ambas partes son unos sacos de gatos tratando de convivir. De todas formas, ese diálogo no ha resuelto buena parte de los problemas, mientras no haya respeto a la propiedad privada, mientras siga los controles en la economía, la intervención estatal y se condene la libertad individual yo pongo en duda que la cuna de libertadores tenga alguna mejora; el problema de fondo es el individuo que aún quiere ser pueblo.
Ha pasado tiempo desde la última vez que publiqué un comentario intermedio en esta sección; pero de lo que estoy seguro es del hecho que fue sobre este mismo tema.

See Your Space Cowboy

Anuncios