¿Ya me calmé? ¡No! ¿Entonces que se hace?


En algún momento se iba a ser notorio, al menos para los internos o los que vivimos en la cuna de libertadores y su gobierno es una dictadura, aunque cabe preguntarse ¿Es nacional socialista o socialista internacionalista o es una dictadura populista como las de antaño? La verdad, es que si se veía desde afuera lo que era es ahora que se ve  adentro; bueno es el caso de saber vender (por irónico que se lea) los “logros” de la revolución bolivariana, pero como cosa rara, no se ven los desastres que hay en el país.

Entonces, posiblemente para cuando estas líneas sean publicadas, ya habrá pasado todo el asunto de la cancelación del revocatorio y la llamada “toma de Venezuela” por parte de la “oposición” habrá sucedido y ya estaremos en noviembre; pero el problema sigue, así como el problema de fondo que nadie ha querido atender. El problema de la cuna de libertadores es un problema cultural, ya que disfrutar de la lectura es malo, hablar bien es de afeminados (para decirlo elegante), las leyes se crearon para romperse entre otras “joyas” de la viveza criolla.

No es de extrañar que con esa mentalidad se tenga que el gobierno que tenemos, el reflejo de todo eso pero con el poder del Estado y el monopolio de la violencia. Honestamente, si bien lo dijo en su tiempo el señor Oscar Yanes, este gobierno bolivariano redentor de pobres extrañamente marxista (basta con leer las opiniones que tenía ese barbudo al respecto del “libertador” para ver que es una contradicción enorme) el gobierno no sale con votos, hay que sacarlo como se saca a una dictadura, es decir, de la misma forma en cómo llegó.

Y es válido tener miedo, el Estado/gobierno de Venezuela no le tiembla el pulso para hacer uso del monopolio de la violencia y ramificarse más para usarlo ¿Qué las mentadas milicias no reseñadas en la (mancillada) constitución?  ¡A ellos no les importa usarlas! Ya van a conseguir algún vacío legal o de discurso con lo cual justificar todo eso.  Pero creo que es tiempo de darle la vuelta al asunto, pedirle actuar con cordura al actual régimen es pedirle a demasiado.

Me pregunto ¿Qué vamos a hacer los que no creemos en el gobierno y en su oposición?  No nos queda de otra que apoyar las manifestaciones a las que llame los socialdemócratas, por mucho que nos desagraden (mi caso) y presionar ya no con Yoga, con sesiones de baile y otras tonterías,  es tiempo de las medidas extremas.

See Your Space Cowboy

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s