Hace ya tiempo había reseñado dos novelas del detective privado, así como el molde que se usó por mucho tiempo para los mismos, el gran Sherlock Holmes. Pero si bien es cierto que el final de todas sus aventuras se dio con el libro llamado El Valle del Terror, el libro que estoy tratando de reseñar aquí fue un pequeño intento del autor original en revivir al personaje, más que todo por presión de sus lectores.

Ambientado en el pasado, es decir antes de los sucesos del Valle del Terror así como de muchos otros casos, aquí vemos como el inteligente detective privado debe salir no solo del “área de confort” que se le ha convertido Londres de la era Victoriana, sino que debe enfrentarse a las profundidades de su nación y a un suceso que se le vende al lector como el primer caso de índole sobrenatural al que deberá medirse Sherlock y fiel compañero de labores.

Y ¿Quién contrata los servicios del singular detective? Pues un doctor nativo del recóndito pueblo donde estará por mudarse el heredero de una familia que, uno de los últimos integrantes de la misma, murió de forma sobrenatural siendo acosado por un perro (el que le da el título de la obra) y que parece que ha puesto sus ojos sobre el sucesor, el nuevo dueño del castillo quien se encuentra en un peligro inminente. Uno que puede tomar mucho tiempo para detener para el singular dúo y que podría ponerle un verdadero reto.

See Your Space Cowboy

Anuncios