Al menos por mi parte, ya que dentro de nada me voy de viaje y estaré de regreso en enero, debo dejar ciertas cosas en claro. Y debo decir que el año que está por irse ha sido una verdadera montaña rusa y no importa por donde lo tomes, así como personalmente marcó mi regreso en el asunto de ejercer por mi cuenta y la salida de mi zona de confort, con fines laborales; que si bien solo duró tres meses, pues estoy dispuesto de repetir la experiencia.

Quizás este sea el primero de esos comentarios intermedios que van a ser un poco diferentes a los que he estado haciendo desde su llegada. Pero al menos por mi parte considero que hay cosas que debo decir antes de que me toque irme (esperando con ganas que sea para no regresar), pero tengo temas que atender en la cuna de libertadores y que prometen bastante.

En algún momento de este año me quedé sin ánimos de seguir adelante, con todo este asunto del desastre abismal en que está metida Venezuela unos amigos  decidieron casarse ya que si se quedaban esperando no iban a hacerlo, a pesar de algunos oscuros contextos. Yo decidí alejarme de la idea de dar clases, no es algo que  quiera repetir en algún momento, aunque si me toca hacerlo de nuevo, espero estar mejor preparado para el tema.

Pero el año que está por llegar es el primero que se asoma con un panorama no muy prometedor. Seamos honestos, el trompas en el gigante del norte, todo lo que se puede decir de la cuna de libertadores, el horrible panorama en Oriente Medio y las repercusiones que trae para el viejo continente al menos por mi parte, quiero creer que algo bueno puede sucederle a mis compañeros con los que llego este rincón, así como el resto de mis conocidos.

Así como le deseo lo mismo al resto de los lectores que andan pendiente de esta cosa. Sé que no son muchos y que casi no se manifiestan, pero cuando me llega una notificación de comentario es alegría para mí.

Adicional de última Hora

Al momento en que estas líneas se van a publicar, me enteré que Fidel Castro finalmente estiró la pata. Por mucho que unos digan, es un dictador menos en el mundo. Sí, una persona que ha estado 60 años en el poder, que lo delegó a su hermano (como las antiguas monarquías) y quien sabe que cantidad de marionetas en el continente; ciertamente aún no ha terminado la pesadilla en la que metió a los cubanos, conjuntamente con su hermano y quien sabe con que otros más.

Después del comediante sideral, uno de los iconos revolucionarios más recurrentes en los “argumentos” de los mamertos ¿Cuales logros se le puede atribuir? Pues no mucho, mira que convertir un país que en su momento no estaban tan mal económicamente, aunque sumido en una dictadura (Batista), para meterse en un problema peor. Si en una “dictadura del proletariado”, una que quemó libros, encerró a cuanto disidente, homosexual, intelectual y quien sabe que otras víctimas tiene encima el que una vez se presentó como un héroe de Sierra Maestra.

Poco a poco, van cayendo los iconos de los chairos, ya comienza a verse los desastres que han hecho en sus respectivas tierras. Y ahora ¿A quienes van a culpar de esa muerte? Además, les guste o no, la apertura de Cuba con los Estados Unidos se iba a dar, quizás con el nuevo inquilino de la Casa Blanca se puede atrasar, pero lo cierto es que el Raúl Castro también tiene los días contados. De hecho, el polémico festival Suena Caracas ha suspendido sus actividades, en honor al caído, pero ¿Para cuando unos minutos de silencio para todos los caídos en la cuna de libertadores? Los chairos a quienes les gusta el rock pesado también han alzado su voz, alegando que don Fidel debía morirse en otra fecha, ya que hoy estaba por subirse al Suena Caracas ni más ni menos que Fear Factory, ya saben, las prioridades revolucionarias por delante.

Lástima que se fue sin pagar por todos los crímenes que cometió.

 See Your Space Cowboy

Anuncios