Empezamos el especial de los mutantes con un plato fuerte; una revisión retorcida del concepto que llevó a la fama a los mutantes de Charles Xavier así como con las ideas de obras contemporáneas tales como La Autoridad, donde vemos héroes de moral dudosa haciendo actos llenos de coreografías y cámaras.

Esto es Estática, de Peter Milligan, quien anteriormente estuvo trabajando para una filial de la Distinguida Competencia y fue contratado por quien fuese el editor en jefe del momento en la casa de las ideas, Joe Quesada antes de su declive; quieran sacudirse ese mal sabor de boca que dejó la etapa de cierto Rob con el equipo Fuerza X y todo lo que tuviera olor a los años 90, así como el hecho que como la filial de la distinguida competencia le estaba comiendo el mercado, así que decidieron usar a uno de los grandes autores de ese sello para poner en marcha esa idea.

Tomaron un desvío en los mitos mutantes y lo mezclaron con un guión cínico, que aún hoy se siente fresco, un grupo de personas que quieren fama, dinero y estar bajo el acoso de las cámaras de la caja idiota. Y en estos primeros tres números se enfrentan a un grupo similar así como a los peligros de los abogados, las chequeras de las corporaciones así como un chico mutantes con un gran poder mental (desfigurado) que quiere medirse contra esos personajes a los que siempre vio por la caja idiota.

Se siente como un paso natural aunque experimental en cuanto a los equipos mutantes, ya que es algo que se vería mejor con otros grupos de la misma casa editorial, pero no por eso deja de ser una obra realmente espectacular.

Anuncios