Silencio Oscuro es una banda de rock pesado que está emergiendo en la escena musical nacional. Para unos han retrotraído el rock glamoroso de los ochenta a los presentas días. Y se comportan como solían hacerlo esas bandas.

Un pequeño sello disquero se está encargando de su primer álbum de estudio pero no se les hizo fácil llegar a ese punto.

Jean Pierre Káiser, se reserva su apellido de pila, con sus amigos ensamblaron esta banda emulando a las ya mencionadas y se arriesgaron en un viaje sin retorno a sus hogares, a la escena musical de Valle Arriba hace unos tres años.

Tocaron en bares y festivales haciendo crecer a sus seguidores, causando estragos a donde iban. Eran un barril de pólvora esperando  explotar en algún momento.

El sello disquero “Dingo” necesitaba invertir en una banda para aumentar sus ingresos y cancelar todas sus deudas. Y vieron en Silencio Oscuro un diamante en bruto.

Una de las características de la inversión es el riesgo, y los directivos de “Dingo” estaban tomando uno muy grande. Una banda que en cualquier momento podría explotar, pero con seguidores quienes compraban los demos grabados artesanalmente de la banda.

Se concretó un contrato por un disco y una gira la semana después de que el director de “Dingo”, Martín Amparo, los viera en su concierto en el Festival de Rock de Valle Arriba.

“Las letras me parecen fantásticas, solo hay que pulirlos con la ejecución de los instrumentos”  dijo Martín a la prensa musical especializada.

Paul “Macizo” Torres en la batería, Freddy “Dedos Locos” Zambrano en el bajo, Franklin “Acero” Zamora en la guitarra y como vocalista y compositor Jean Pierre Káiser son los rebeldes que conforman esta banda ascendente.

Pero puede que la subida al éxito sea efímera. Jean Pierre y sus amigos cancelaron su gira promocional de su primer disco de estudio, debido a unos asuntos legales por los que está pasando el vocalista de la banda.

Pero este inconveniente ha revivido los roces entre Jean Pierre y Franklin, a pesar de que al  primero  le están tramitando la libertad condicional.

“Nunca he conocido a alguien tan fácil de desafiar como Jean Pierre y que se meta tan fácilmente en problemas. Admito mi culpa con lo sucedido, pero bueno así es él, y desde que lo conozco ha sido así”

A lo que Jean Pierre respondió hace días.

“Admito mi culpa, pero estas cosas son normales en nosotros los verdaderos rebeldes y los que aceptamos los retos sin importar quienes lo iniciaron, solo buscaba callarlo, aunque el alcohol y el manejo no se mezclan. Lo aprendí a la mala. Abunda el rebelde de carátula y no de causa”

A pesar de tan fuertes comentarios, los demás integrantes de la banda no se han pronunciado. El manager asignado de la banda, Verónica Montoya, tampoco ha querido dar una entrevista para dar su punto de vista sobre el asunto. De las pocas bandas que le queda al sello disquero, casi todas estaban dirigidas por Verónica, y habían logrado un éxito moderado, lo suficiente como para cancelar un porcentaje significativo de las deudas contraídas. Martín le asigna la nueva adquisición de la empresa, para que repita la fórmula, en esta ocasión con un poco más de recursos.

Pero a pesar de todo, dicen que hay diferencias entre la manager y ciertos integrantes de la banda, aunque no han especificado quien o quienes sean. Es la primera vez que Verónica pasa por esta situación.

 Hasta nuevo aviso no tendremos a estos muchachos de gira por el país. Pero puede asegurar que pronto lo estarán.

Por su parte su sello disquero ha sacado al mercado una recopilación de las primeras grabaciones y canciones de la banda, así como los conciertos que dieron antes de la firma del contrato, un DVD que contiene entrevistas dadas a pequeñas radios, programas de televisión dedicados al rock pesado.

Esta situación, es una de las que también ha causado ciertas diferencias entre los integrantes. Actualmente viven en un condominio, muchos opinan que en las afueras de la ciudad, también se especula que es de propiedad de su manager.

Por su parte Verónica Montoya es una manager musical reconocida en el medio, quizás no por estar con bandas del rock pesado, pero su labor se ha ganado el respeto de los demás manager del mercado.  Hija del reconocido productor Alejandro Montoya. Esta joven muchacha ha estado con bandas de diferentes géneros musicales, desde  el rock alternativo, impulsando pequeñas bandas locales, hasta bandas de pop.  Incluso se le ha vinculado sentimentalmente con músicos de las bandas que ha manejado, pero todo ha sido desmentido enérgicamente por la joven.  Las fotos de su último interés romántico despertó la controversia entre los seguidores del rock alternativo nacional, pero después de tales sucesos, la mencionada banda cambió de disquera dejando el asunto engavetado. Actualmente esta joven está soltera pero atareada.

Material hasta ahora inédito y piezas de colección para los seguidores de la banda, así como para los que quieren escuchar algo diferente o recordar como sonaba y se veía el rock de los ochenta.

El objetivo a cumplir de estos rebeldes, es reagruparse, limar sus ásperas  relaciones y retomar lo que mejor saben hacer, que es desatar la polémica  allá por donde van y hacer un rock, considerado para los críticos más serios de la movida musical, como algo del pasado. Su primera parada, si deciden retomar su gira cancelada, el recital de “Rock y Beisbol” a celebrarse próximamente.

Anuncios