Días Agitados 2. Nuestra Juventud

El segundo artículo de la nueva línea editorial es una secuela de uno que hice con anterioridad, ahora que lo pienso uno de los últimos que hice en esa línea editorial. Si bien puedo decir que tanto en ese como en el primer artículo comenté unas cuantas cosas sobre el tema sobre esos acontecimientos ocurridos en un famoso centro comercial de la ciudad jardín de Venezuela.

Los días agitados siguen incluso días después de aquel hecho, claro en asuntos de otra índole, pero creo que aún hay cosas que comentar al respecto.

Se podría decir que después de todo eso, posiblemente la administración de ese lugar podría cerrar sus puertas a todos los que quieran hacer un evento juvenil en esas instalaciones pero seguramente deben respetar ciertos acuerdos ya establecidos y firmados con anterioridad a esos hechos; con todo lo que ocurre en el país, es cierto que un poco de entretenimiento no cae mal, pero no hay un problema de fondo que lastimosamente opaca esos breves momentos.

Ciertamente, el país no sólo necesita de sus jóvenes así como también necesita de toda la sociedad para salir del barranco donde anda metido; mientras unos tienen un miedo legítimo para no salir a las calles, otros pues se dejan deslumbrar por humos y espejos de las redes sociales y la «farándula». Quiero creer que después de ver los problemas que causaron, esos muchachos van a considerar sus acciones así como las ideas que tienen sobre la vida.

See Your Space Cowboy

X Statix del 13 al 19

Recuerdo haber leído en algún portal especializado en cómics sobre uno de los arcos argumentales de esta obra, una suerte de parodia bien ácida sobre la muerte de Lady Diana de Gales y creo que este arco argumental llamado «regreso de la muerte» es lo más cercano a esa idea o de plano, a alguien dentro de la Casa de las Ideas le pareció que Don Peter se le había ido un poco el asunto de meter polémica.

Y lo digo por el hecho que comienza como los otros arcos de la serie, de hecho no te toma mucho por sorpresa al comienzo, pero cuando agregaron el tema de los francotiradores, Lacuna y su historia con el equipo mutante y todo lo relacionado con el mánager del equipo y su relación con el difunto Saddam era un cóctel demasiado explosivo; en lo personal, todo ese asunto de integrantes muertos te lo tomas a mal ya que no son como los otros equipos mutantes a quienes la editorial les va a permitir un regreso.

 Aquí se aplica, mejor, la doctrina de Gantz donde los integrantes pueden morir de forma atroz (y en cualquier momento) tratando de enmendar un poco lo que han hecho en sus vidas y durante el desarrollo de la mentada misión, eso si ahora buscando redención cuando números atrás querían terminar con la vida de Henrietta. A pesar de que es un arco que se cocina a fuego lento y que Henrrieta es un personaje al cual uno no lo toma en serio, su progresión se queda contigo hasta ese final. Quizás todo siendo un acto de apertura para lo que se viene, lo que comenzó en el número 19 que parece abordar el tema de suprimir el gen mutante, argumento que creo formó parte de una de las películas y que seguramente, aquí se le sacará un retorcido provecho.

 

 

¿Seguimos o ya paramos?

El primer artículo con la nueva línea editorial que se expande a otros tópicos del blog, extrañamente cae aquí, en una de esas secciones en las que pensé que no iba a escribir tanto como en otras. Pero creo que aún me quedan  comentarios  que hacer sobre ese mundo de fantasía de cartón piedra y ojos grandes; por mucho que unos ya no escriban tanto sobre los pormenores de esa movida, hay algo que no se puede negar.

Se puede hablar mucho sobre el precio de las entradas a las ferias y de cómo sus (ir)responsables se rompen la ropa diciendo que solo ellos son los únicos que se preocupan por esos asistentes que pagan la entrada de un solo día, ese que a duras penas tiene para comprar ese pase, pero que en realidad le preocupa que la caja y su cuenta tengan los suficientes ceros a la final del día para seguir adelante con la pantomima.

Podría escribir un texto sobre la ya enterrada “guerra de grupos” y quien realmente la ganó, pero honestamente ¿Quién se alzó como ganador realmente? Pues simplemente, nadie. Como leí hace tiempo, son las mismas personas que iban a un evento u otro, quizás por eso mantengo mi teoría que una persona que venda bien la idea de no asistir a un evento le puede causar un buen golpe al organizador de turno. La mejor prueba de ello la tuvimos con la peor convención de la capital y su principal inquisidor, si ese fenómeno se puede repetir en otra región.

Pero una lástima que pocos se animen en hacer eso, tengan sus razones personales en hacerlo, yo por mi parte me limito a escribir y exponer mi punto de vista sobre el tema, con la vaga esperanza que alguno de esos chiquillos que hoy van a esas ferias  comience a meditar un poco sobre esas palabras que dice el organizador de turno, al igual que los defensores que tiene. Cualquier persona que solo vea lo bonito de una convención solo se dedicará a hablar bien, es algo evidente así es como es algo que los de vieja data sabemos muy bien.

Me gustaría, honestamente, ver una campaña bien seria que haga lo que describo aquí con alguna convención y que cause repercusión considerable. Una que llegue a las redes sociales, que aglomere un buen número de personas el mismo día que se esté llevando la feria en cuestión y que la gente hable del tema por un buen rato, al punto que sea algo que se repita no esperando la próxima entrega, sino como una especia de campaña que haga un llamado a la conciencia de los asistentes, que está bien que vean series del momento, pero que no se conviertan en las baterías (desechables) de muchos organizadores.

 Lo vivimos con Avalancha y sus cuentos de que se iba, con el magno evento friki nacional,  con la peor convención capitalina y con muchas otras ya que si algo tenían en común era el trato que le daban a la asistencia. Unos abiertamente hostiles a la crítica, mientras  otras jugaban con ellos con la noción de que sus ideas eran escuchas. Es posible que, que gracias a esta situación pues el escenario pueda cambiar.

El primer artículo de la nueva línea editorial

Todas las ideas vienen acompañadas por consecuencia, pero las malas ideas son las que peores consecuencias traen. Hay muchos ejemplos de ello, pero quizás el mejor ejemplo de esto sea ese «tercer hecho» que sucedió durante el mes de marzo y en uno de los centros comerciales de la ciudad en donde vivo; hay miles de opiniones al respecto, los matices son tan variados que sale mejor enfocarme nuevamente en el tema.

Debemos admitir que la época en la que estamos es muy diferente, las redes sociales están cada vez más presente y la dinámica de las relaciones humanas ha cambiado; poco se escribe, las ideas se mueven gracias a los vídeos virales así como el circo romano ya tiene sangre, sino que genera visitas al vencedor de la contienda. En ese contexto, las parejas tienen hijos que, al igual que antaño, son criados por una pantalla, esta vez la del computador.

Se repite el tema de la influencia nociva del aparato en las masas, pero poco se habla de lo que queda de una familia; para la juventud de ahora «la farándula» y los minutos de fama en la red de redes es lo que se ansía. El mensaje que se llega, es igual de ridículo, la fama es lo importante. Tristemente, no es algo nuevo en la sociedad humana, sólo que ahora cualquier acto puede ser grabado en vídeo y compartido a las masas, así de simple.

See Your Space Cowboy

Lone Wolf and Cub Vol.8

Finalmente vemos dos aspectos bien importantes y los cuales creí que no vería tan temprano. El primero de ellos es un poco de recuento sobre cómo las hostilidades entre nuestros protagonistas y sus más notorios enemigos; asunto que comenzó realmente durante las pruebas para saber quién iba a ser el nuevo verdugo personal del Shogun, prueba donde fallaron los Yagyu de forma bastante torpe. Aunque el barbudo patriarca del mismo hizo los arreglos necesarios, el lobo solitario había sellado su destino.

El otro aspecto que me pareció genial, fue el enfrentamiento entre la viuda de una de las tantas víctimas del lobo solitario. Eso, al menos a mi parecer, le hizo entender que todas sus acciones no sólo tienen consecuencias sino que está creando otro ciclo de venganzas personales con heridos, como el presente caso, poco o nada tenían que ver con el asunto en cuestión.

Espero que este tipo de giros argumentales se sigan presentando en el futuro, ya que le dan un matiz bien interesante a la obra, ya que por mucho que sean considerados unos forajidos, van a tener que verse con la destrucción que están creando a su paso y ya vimos que los puede alcanzar.

La historia del ninja ladrón es bastante buena, pero rompe un poco con la tradición de entregar buenas historias al final de cada tomo, siento que le faltó bastante aunque no es para nada olvidable. A diferencia de otras obras que para un número tan avanzado como una octava entrega ya comienza a dar señales de fatiga, aquí no hay nada de eso (al menos en el dibujo)

Triste canción del Boxeador 3

Apenas y han pasado tres meses, y yo me gusta estar en la cárcel, con solo una riña los otros reos me han dejado en paz. Fue mientras entrenaba, un tipo llamada Espartaco se me acercó y empezó a buscarme problemas.

Bastaron dos rápidos golpes, un gancho al hígado y un uppercut al mentón, mi combinación letal, para que los otros reos se mantuvieran alejados de mí.

No me desesperé por ningún momento, ya que recibía cartas de Simón, en donde me recordaba algunas cosas del boxeo, y aprovechaba en contarme las cosas que sucedían en el barrio. Lino también me escribía, me contaba cosas mas fuertes sobre lo que de verdad pasaba en el barrio, lo mal que se sentía la niña Maria y su madre, por mi ausencia.

Un día nos tocó el chequeo psicológico, todos los reos fuimos a ver a un psicólogo que visitaba con frecuencia la cárcel.

Fue mi turno de la entrevista, el doctor se llama Freddy Santana. Al verme me dijo.

—Buenas Clint, me dicen que eres boxeador. Dime el motivo de tu confinamiento aquí en este recinto.

—Buenas ¿Cómo sabe que soy boxeador? Estoy aquí debido a que un policía quiso propasarse con alguien muy cercano a mí. Y solo hice lo que cualquier persona haría, traté de solucionar el problema hablando pero el policía estaba ebrio y me supongo que ya sabe el resto de la historia.

Era la primera vez que hablaba con un psicólogo, estaba entusiasmado, casi como esperando una pelea.

—Interesante, dime una cosa ¿Es verdad que Espartaco estaba buscándote problemas desde hace tiempo?

—Si doctor ¿Habló con él?

—Si joven Clint, sabes, el también es boxeador, pero creo que esta dos categorías por encima de ti. A pesar de eso se obsesionó con la idea de la revancha. ¿Crees que hiciste lo correcto al enviarlo a la enfermería?

—Estaba buscándome problemas desde que llegué, me mantuve tranquilo por un tiempo, pero no lo aguante cuando paso lo que pasó.

—No veo el motivo para alargar esta entrevista, estas sano, no tienes problemas mentales. Solo quiero decirte que están planeando un torneo de boxeo dentro de este recinto, van a pesarlos a los que participen y todas esas cosas que hacen en boxeo. Solo quiero advertirte que te cuides por que puede que ese demente entre.

Ese mismo día le escribí a Simón, le pedí que me diera consejos para enfrentarme a los boxeadores que estaban recluidos en esta cárcel y decirme que es lo que me puede pasar. Lo peor que me puede pasar.

Regresé a mis labores en el jardín, entrenaba mis técnicas por las noches, y antes de dormir escribía las cartas que iban a Lino y a Simón.

Un oficial me informó que dentro de dos meses sería el torneo, que aproximadamente unos 50 o mas reos estarían participando, iba a pedir ayuda a  unos técnicos y entrenadores de un gimnasio de boxeo cercano.

¿Otro cambio para el blog y su línea editorial? Entre otros comentarios

No sé si con lo que voy a escribir voy a estar cayendo en la paranoia, en ese sentimiento del que alguien me sigue y quiere que me modere a la hora escribir en este pequeño rincón que administro; por un lado quiero creer que no, pero como vivo en Venezuela pues creo que lo mejor será tratar de morderme la lengua un poco, no vaya a ser que el Gran Hermano y sus esbirros quieran aplicar el último plan que tienen en mente en el único rincón que nos quedan a algunos para protestar, la red de redes.

No es la primera vez que quieren meterle mano al contenido, pero es evidencia más que notorio de los planes que tienen en mente estas personas con el país. Quizás, estaré cayendo en su juego al moderar mis comentarios así como darle un cambio a mi línea editorial (si es que se le puede llamar así a lo que hago aquí), lo mejor será salir de todos mis comentarios políticos para comenzar a hacer artículos que no molesten mucho a don Gran Hermano, quizás dedicarme a escribir cosas diferentes pero ¿Olvidarme de lo que sucede o condicionarme para evitar un mal peor? De verdad, es todo un dilema lo que ando viendo.

No recuerdo cuantos cambios lleva ya el blog, considerando que posiblemente las presentes líneas podrían verse publicadas en algún momento del mes de abril o quizás después,  pero creo que los mitos del mundo friki criollo se están cayendo pero ¿Cuánto tiempo llevan en caída? De verdad, ni yo mismo lo sé.  Posiblemente, la realidad ha llegado a ser tal que no queda de otra que la caída. Ya no generan llenos como antes, ya no hay tantas entradas vendidas como antes por mucho que algunos hablen del éxito que ha tenido una convención en algún rincón de la cuna de libertadores, todo se reduce a solamente humos y espejos.

See Your Space Cowboy