Recuerdo que mencionaron al personaje principal de esta obra durante Crisis de Identidad, siendo uno de los responsables de llevar la autopsia de la primera víctima durante ese evento. Pero este investigador de lo sobrenatural y que quiere demostrar que todo eso es puro cuento de camino y la forma en la que poco o nada se toma en serio los sucesos que están a su alrededor, lo hacen uno de esos personajes que merecen la pena desarrollar más, ya que si bien es cierto que los personajes que están constantemente rompiendo el cuarto miró ya  comienzan a estar en el ojo público, pues hemos comenzado mal en darlos a conocer ya que el mercenario hablador de tonterías de la Casa de las Ideas no es un buen ejemplo de lo que puede llegar a ser un personaje de esas magnitudes y su potencial dentro de la ficción en las viñetas.

Quizás no sea la mejor opción de que esta obra aparezca en las reseñas intermedias, pero creo que es algo que al buen doctor le vaya a molestar; creo que es una de esas historias del viejo universo de la Distinguida Competencia que a pesar debe de tener algo ya de tiempo encima, se siente que no ha perdido vigencia siendo algo raro de ver en días recientes, donde las grandes sagas son olvidadas por otras grandes sagas, creando un círculo vicioso de irresponsabilidad ante los lectores, pero mientras venda eso, pues algunos estarán felices para luego quejarse de que están perdiendo lectores.

Y eso fue lo que hizo Brian Azzarello con esta obra, en la cual junta al titular con un singular grupo de personajes pertenecientes  a series canceladas por la casa editorial y que deben unir sus fuerzas para detener a una singular amenaza llamada Los Arquitectos,  que no eran otra cosa que adaptaciones de los  escritores más destacados de la casa editorial para el momento en que la obra salió publicada.

Y por muy rocambolesca que se pone en muchas ocasiones, maneja muy bien todo el asunto de que están muy conscientes de que son personajes de ficción y que son, al menos el doctor y su grupo, elementos que no consiguen un espacio en un universo que cada cierto tiempo decide no atender la continuidad y que no tienen la relevancia de sus compañeros.

Anuncios