Todas las ideas vienen acompañadas por consecuencia, pero las malas ideas son las que peores consecuencias traen. Hay muchos ejemplos de ello, pero quizás el mejor ejemplo de esto sea ese «tercer hecho» que sucedió durante el mes de marzo y en uno de los centros comerciales de la ciudad en donde vivo; hay miles de opiniones al respecto, los matices son tan variados que sale mejor enfocarme nuevamente en el tema.

Debemos admitir que la época en la que estamos es muy diferente, las redes sociales están cada vez más presente y la dinámica de las relaciones humanas ha cambiado; poco se escribe, las ideas se mueven gracias a los vídeos virales así como el circo romano ya tiene sangre, sino que genera visitas al vencedor de la contienda. En ese contexto, las parejas tienen hijos que, al igual que antaño, son criados por una pantalla, esta vez la del computador.

Se repite el tema de la influencia nociva del aparato en las masas, pero poco se habla de lo que queda de una familia; para la juventud de ahora «la farándula» y los minutos de fama en la red de redes es lo que se ansía. El mensaje que se llega, es igual de ridículo, la fama es lo importante. Tristemente, no es algo nuevo en la sociedad humana, sólo que ahora cualquier acto puede ser grabado en vídeo y compartido a las masas, así de simple.

See Your Space Cowboy

Anuncios